•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • nytimes.com

El presidente Barack Obama reconoció el jueves “lo que se hizo mal” en el manejo que realizó el gobierno del ataque fatal contra el Consulado estadounidense en Bengasi, Libia, y prometió una investigación que las corrigiera.

Interrogado sobre el ataque y las versiones contradictorias del mismo por el presentador de “The Daily Show”, Jon Stewart, Obama dijo: “El gobierno es una gran operación, y en cualquier momento dado, algo se hace mal. Entonces, uno se asegura de determinar qué es lo que no funciona y de corregirlo”.

“Cuando cuatro estadounidenses son asesinados, no es óptimo”, dijo Obama, según una transcripción de la grabación distribuida por la Casa Blanca a los medios. “Vamos a corregirlo. Todo”.

Otra respuesta

El lenguaje usado por Obama se apartó notablemente del que utilizó en su segundo debate con Mitt Romney, en el cual habló de manera emotiva de los cuatro estadounidenses muertos en Bengasi como “mis amigos”. Pero estaba respondiendo a una pregunta de Stewart, en la cual este dijo: “Incluso usted lo admitiría, no fue la respuesta óptima, al menos para el pueblo estadounidense, en tanto que todos estamos en la misma página”.

Aunque la entrevista tuvo algunos momentos ligeros, el presentador fue característicamente duro en su interrogatorio al presidente, empujándolo a explicar las versiones cambiantes del gobierno sobre el ataque en Libia, el tono negativo de su campaña, los compromisos entre los valores estadounidenses y los intereses de seguridad nacional, y si podría romper la parálisis de Washington en un segundo mandato.

Versiones diferentes

Mucha de la atención se centró en Libia, y Stewart insistió al presidente sobre por qué el Departamento de Estado y la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Susan E. Rice, parecieron ofrecer versiones diferentes del ataque, inmediatamente después del mismo.

“Cada parte de la información que recibimos, conforme la recibimos, la ofrecimos al pueblo estadounidense”, respondió Obama. “El panorama, eventualmente, se completó”. Pero rechazó la sugerencia de Stewart de que el gobierno se mostró confundido en su respuesta.

“No nos sentimos confundidos respecto al hecho de que cuatro estadounidenses habían sido asesinados”, dijo Obama. “No me sentí confundido sobre el hecho de que necesitábamos reforzar la seguridad diplomática en todo el mundo, justo después de que sucedió. No me sentí confundido sobre el hecho de que teníamos que investigar exactamente lo que sucedió para que pudiera corregirse. Y no me sentí confundido sobre el hecho de que vamos a ir tras quienquiera que lo haya hecho”.

Ofrece cerrar Guantánamo

Al hablar más ampliamente sobre el antiterrorismo, el presidente dijo que “remanentes” de Al Qaeda siguen activos en el norte de África y en el Medio Oriente, pero que el gobierno había “ido tras Al Qaeda y su liderazgo”. Repitió su promesa de cerrar la prisión militar de la bahía de Guantánamo, en Cuba, diciendo que no había podido hacerlo avanzar en el Congreso.

Stewart se burló del desempeño deslucido de Obama en el primer debate, mostrándole dos fotos de Michelle Obama después de los debates, que dijo estaba poniendo en un álbum de la campaña. Dijo que no estaba seguro de cuál era cuál (Michelle estaba sonriendo ampliamente en una y mirando al presidente con una expresión de enojo en la otra).

Después de una pausa comercial, Stewart interrogó al presidente sobre cuántas veces a la semana el vicepresidente Joseph R. Biden Jr. aparecía en las reuniones de la Casa Blanca en traje de baño. “Tuvimos que ponerle fin”, respondió Obama, diciendo que había emitido una directriz presidencial. “Debo decir, sin embargo, que luce muy bien”.