•   Miami, EU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El huracán "Sandy" -que se dirige al sureste de Estados Unidos- perdió fuerza (vientos de 150 km/h) ayer y fue degradado a categoría uno, de un máximo de cinco en la escala Saffir-Simpson, tras provocar al menos 21 muertos en el Caribe, informó el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC).

En su último parte de las 09H00 de la noche del jueves en Nicaragua, el NHC (por sus siglas en inglés) explicó que "Sandy" se encontraba a 25 km al noreste de la isla de Eleuthera (Bahamas) y a 300 km al este-sureste de Freeport (Bahamas), desplazándose a 20 km/h con vientos máximos de 150 km/h.

El huracán, que alcanzó la categoría dos, dejó 11 muertos en el oriente de Cuba, nueve en Haití y uno más en Jamaica.

Además, "Sandy" provocó daños en miles de viviendas, inundaciones, cortes de electricidad y carreteras bloqueadas.

En una nota leída en el telediario local, la Defensa Civil de Cuba lamentó la noche del jueves 11 muertes en el oriente de la isla por el huracán, entre ellas la de un menor de 4 meses, a consecuencia del derrumbe de viviendas y árboles, así como de otras causas que aún se investigan.

En total, nueves personas fallecieron en la provincia de Santiago de Cuba -entre ellas el bebé- y las otras dos en Guantánamo.

"Sandy" cruzó Cuba de sur a norte durante la madrugada del jueves como huracán de categoría dos, de un máximo de cinco en la escala de Saffir-Simpson, para después golpear fuertemente Bahamas y amenazar con lluvia el estado norteamericano de Florida (sureste).

10 mil desplazados en Haití


En Haití, al menos nueve personas fallecieron y otras tres permanecen desaparecidas por las lluvias de "Sandy", según un balance provisional ofrecido el jueves por el ministro del Interior, Léon Ronsard Saint-Cyr.

El fenómeno también provocó el desplazamiento unas 10,000 personas, varias regiones inundadas, carreteras cortadas y un gran número de casas destruidas, explicó Saint-Cyr, por lo que las autoridades destinarán casi cinco millones de dólares en las labores de ayuda y reconstrucción en las zonas afectadas.

"Sandy" también forzó en Bahamas el cierre de escuelas, oficinas gubernamentales y aeropuertos.

"Se le ha pedido a los negocios, incluidos los bancos, que permanezcan cerrados el jueves y el viernes", dijo el primer ministro de Bahamas, Perry Christie, citado por el diario local The Guardian Nassau.

Por su parte, las autoridades de Florida alertaron a la ciudadanía sobre fuertes marejadas, lluvias y vientos que azotarán en las próximas horas el estado.

En el condado de Palm Beach, Miami Dade y Broward (sur de Florida), las escuelas también decidieron suspender sus clases el jueves y cerrar los centros educativos el viernes.