•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La tregua instaurada el viernes por la mañana en Siria con motivo de la fiesta religiosa de Aid al Adha voló en pedazos en apenas unas horas, con un atentado mortífero en Damasco y el anuncio del ejército de que estaba respondiendo a ataques rebeldes.

En la jornada de este viernes murieron al menos 81 personas en todo el país, dijo en un comunicado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH.

Por iniciativa del emisario internacional Lakhdar Brahimi, la mayor parte de los insurgentes y el ejército se comprometieron el jueves a observar un alto el fuego durante los cuatro días de la fiesta musulmana del sacrificio, aunque reservándose el derecho a responder en caso de ataque de la otra parte.

Ejército acusa a rebeldes

En un comunicado leído en la televisión oficial, el ejército anunció la tarde del viernes que recurrió a ese derecho de respuesta tras unos ataques rebeldes en Deir Ezzor (este), Deraa (sur), Idleb (noroeste) y la provincia capitalina.

“Grupos terroristas armados atacaron posiciones militares, violando así claramente el cese de las operaciones militares que suscribió el mando del ejército. Nuestras valientes fuerzas armadas están respondiendo a esas violaciones y persiguiendo a esos grupos”, indica el comunicado.

En la terminología de las autoridades sirias, los “terroristas” son los rebeldes.

Al mismo tiempo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH, anunció que ocho personas murieron y unas treinta resultaron heridas en un atentado con coche bomba en el barrio de Daf Shawk, en el sur de Damasco.

Un coche bomba

En el sur del país, otro coche bomba que estalló en un retén de la ciudad de Deraa mató a tres soldados e hirió a ocho, según el Observatorio, que basa sus informaciones en una red de militantes y médicos.

También se libraron combates principalmente alrededor de la base militar de Wadi Deif, cerca de Maaret al Numan (noroeste), donde 10 soldados y cuatro rebeldes murieron en un asalto efectuado por hombres de Al Nosra, según la misma fuente.

El ejército respondió bombardeando la localidad cercana de Deir Sharqui. También hubo enfrentamientos en las provincias de Damasco, Homs (centro) y brevemente en Alepo (norte), según el Observatorio.

Ayer por la mañana, la televisión estatal mostró al presidente Bashar al Asad orando en una mezquita de Damasco, sonriente y relajado, mientras sigue enfrentando una revuelta popular.