elnuevodiario.com.ni
  •   Sao Paulo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Partido de los Trabajadores (PT), del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, recuperó la alcaldía de Sao Paulo, en manos de sus opositores desde 2005, gracias al triunfo en los comicios municipales de hoy del exministro Fernando Haddad, un debutante en la arena electoral.

Sao Paulo, principal colegio electoral de Brasil, es el escenario donde suelen medir fuerzas los partidos de gobierno y de oposición a nivel nacional y la más importante de las 50 ciudades, entre ellas 17 capitales, que hoy eligieron alcalde en segunda vuelta.

Haddad, de 49 años, se impuso en la segunda vuelta con el 55.60% de los votos al veterano líder opositor José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que recibió el 44.40 %, con el 98.56% del escrutinio completado, según el Tribunal Superior Electoral (TSE).

El resultado supone un doble triunfo, por un lado del PT, que recupera la administración de la ciudad más importante de Brasil, y por otro, de Lula, que escogió a dedo a su exministro de Educación como abanderado del partido en Sao Paulo y logró convertirlo en alcalde pese a que Haddad era hasta hace pocos meses un desconocido para la mayoría del electorado.

Hace un año, cuando empezó a hablarse de su candidatura, las encuestas le daban a Haddad el 2% de las intenciones de voto y estuvo a punto de no pasar a la segunda vuelta, el pasado 7 de octubre, pero el empuje de Lula y la maquinaria del PT se encargaron de darle la vuelta al panorama y llevarlo al triunfo de hoy.

En su primer discurso como alcalde electo, Haddad dedicó unas palabras de agradecimiento y vivas a Lula y a la actual mandataria de país, Dilma Rousseff, también del PT, a quienes reconoció como fundamentales en su campaña

"Quiero agradecer desde el fondo de mi corazón" al expresidente "Luiz Inacio Lula da Silva por la confianza, orientación y apoyo", manifestó Haddad, mientras que a Rousseff la elogió por su "presencia vigorosa en la campaña desde la primera vuelta" y también "por el apoyo en los momentos más difíciles".

El partido de Lula se impuso también en Joao Pessoa, capital de Paraíba, con Luciano Cartaxo, y se perfilaba como ganador en Río Branco (Acre), con Marcus Alexandre.

Sin embargo, fue derrotado en Salvador (Bahía), donde fue elegido alcalde Antonio Carlos Magalhaes Neto, de sólo 33 años y miembro del derechista partido Demócratas, resultado que implica un duro golpe no sólo para el PT sino también para Rousseff, que participó activamente en la campaña de su candidato, Nelson Pelegrino.

El PT también perdió en Fortaleza (Ceará), donde el ganador fue Roberto Claudio, del Partido Socialista Brasileño (PSB), aliado del Gobierno de Rousseff en el plano nacional.