•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El mundo estuvo a la expectativa cuando los primeros anuncios indicaron que el candidato republicano a la presidencia estadounidense Mitt Romney se llevó dos estados tradicionalmente republicanos, Indiana y Kentucky, mientras el presidente saliente Barack Obama, otro habitualmente demócrata, Vermont.

Las cadenas CNN, ABC, NBC y Foxnews dieron esas previsiones al cierre de las mesas en seis estados de la Costa Este.

A las 19H00 locales (00H00 GMT) cerraron las mesas electorales de Georgia, Indiana, Kentucky, Carolina del Sur, Virginia y Vermont.

El cierre de las primeras mesas ocurrió en medio de mucho nerviosismo por lo reñido que se avizoraban los resultados al cerrar los primeros centros de votación en los estados clave de Ohio y Virginia (Este), donde las primeras estimaciones a boca de urna no permitían designar a un ganador.

Posteriormente cerraron las mesas en Florida, el mayor de los estados considerados clave en la carrera, así como en otros 15 estados del país.

Además de Florida, también cerraron las mesas en Pensilvania, New Hampshire y Misuri, todos ellos estados donde el escrutinio tendrá un especial peso en el resultado final de las elecciones que se disputan el presidente Barack Obama y el candidato republicano Mitt Romney.

Romney ganaba Georgia, Arkansas, alabama y Tennessee

El candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, sumaba anoche los estados de Georgia, Arkansas, Alabama y Tennessee, con lo que se imponía en nueve territorios frente a los ocho del demócrata, Barack Obama.

Según las proyecciones de las principales cadenas de televisión, Romney sumaría, con los votos electorales atribuidos a estos cuatro estados, un parcial de 82 votos electorales frente a los 65 que acumula su rival demócrata.

Los cuatro nuevos estados que se adjudica Romney son tradicionalmente republicanos, y todos ellos votaron en 2008 por el rival de Obama, John McCain.

Georgia es por el momento el estado con más peso en votos electorales de los que acumula el republicano (16), que, sin embargo, perdió las primarias en ese territorio frente al expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich. Arkansas aporta 6 votos; Alabama, 9 y Tennessee, 11.

Romney ganaba también los 11 de Indiana, un estado republicano pero en el que se impuso Obama en las elecciones de 2008. El candidato republicano se impuso, asimismo, en Kentucky, que otorga ocho votos y es de tradición republicana; Virginia Occidental, con cinco votos electorales, así como Carolina del Sur, con nueve, y Oklahoma, con siete.

Obama ganaba Illinois, Massachusetts

Obama se lleva los 20 votos electorales de Illinois, el estado del que fue senador, y la mayoría de los estados de la costa este, empezando por Vermont, un estado que se ha inclinado siempre hacia los demócratas y que aporta tres votos electorales.

El mandatario había logrado, además, Delaware, el estado del vicepresidente Joe Biden, con tres votos electorales; Illinois (20), Connecticut (siete), Massachusetts (11), Maryland (10), Maine (cuatro), Rhode Island (cuatro) y el Distrito de Columbia (tres), que no es considerado un estado.

Al cierre de Globo, los republicanos mantendrán el control de la Cámara de representantes, mientras se mantenía la pugna por el Senado y la presidencia.

Se esperaba que los republicanos mantuvieran la mayoría en la cámara baja que consiguieron en las elecciones de 2010.

Asteriscos de un día de elección

Algunas acusaciones esporádicas de fraude salpicaron la jornada, y también anécdotas entrañables.

En Los Ángeles, una banda de mariachis recorrió las calles del distrito hispano de Sun Valley para instar a votar.

Nueva York y Nueva Jersey representaban el punto oscuro de esta jornada de movilización política, tras el desastre causado por la supertormenta “Sandy”, que obligó a cancelar centenares de mesas.

La elección se producía en plena pero frágil recuperación económica.

Obama, con una popularidad mucho más discreta que hace cuatro años, clamó que durante su presidencia la situación pudo haber sido peor, y que su trabajo no ha concluido.

Romney, que acusó al presidente de no haber cumplido sus promesas, aseguró que su experiencia de hombre de negocios y de gobernante es la idónea para el país.

El electorado se entusiasmó progresivamente con la elección, pero aparecía claramente cansado de las agrias peleas entre republicanos y demócratas.

Los estadounidenses renovaban también a su Cámara de Representantes (435 escaños), dominada por los republicanos y un tercio (33) de su Senado, en manos demócratas. Los sondeos indican que esa configuración podría quedarse sustancialmente igual, un testimonio del clima político en el país.

Obama podría volver a hacer historia en el mismo día en que se cumple 152 años de la elección de uno de sus ídolos, Abraham Lincoln (1861-1865), victorioso en la guerra civil y liberador de los esclavos.

Romney, de triunfar, sería el primer mormón que se convierte en presidente de Estados Unidos.