•   Miami, EU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los hispanos en Estados Unidos mostraron el martes su fortaleza electoral al votar masivamente por la reelección del presidente demócrata Barack Obama, quien pese a fallar en varias promesas a esta comunidad, logró convencer hasta en Florida, un estado donde al igual que en el resto del país superó la hazaña de 2008.

"Los latinos jugaron un papel clave en la configuración del paisaje político de la nación esta noche, lo que demuestra que ambos pueden influir en las elecciones como votantes y perseguir con éxito escaños en el Congreso como candidatos", dijo en un comunicado divulgado el martes en la noche Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO).

NALEO anticipó que 12.2 millones de hispanos -- la primera minoría del país con más de 50 millones de integrantes- votaría el martes de un total de 24 millones de electores de origen latino registrados.

Los latinos en estados clave con gran población hispana apoyaron masivamente a Obama: como en Colorado, con 87% de los electores, en Arizona, 79% y Nuevo México con 77%, según una encuesta divulgada el martes por la firma de medios ImpreMedia y Latino Decisions.

Este miércoles se espera la confirmación de proyecciones que dan hasta 75% de voto hispano a nivel nacional para Obama, según encuestas de boca de urna y de la firma Latino Decisions.

En 2008, Obama obtuvo más del 60% del voto hispano con unos 9.7 millones de sufragios.

Infografía: Latinos dan bofetada a Romney

Temor a republicanos por posibles recortes presupuestarios

"Obama es el hombre a elegir después de que el Partido Republicano ha dejado de ser lo que era y se dejó influenciar por corrientes muy conservadoras que quieren quitar beneficios sociales que nos corresponden a todos", dijo a la AFP Joe Olazaga, un agente de bienes raíces cubano-americano, de 54 años, en el centro electoral de la alcaldía de Miami.

Aunque en Florida continuaba el conteo el miércoles de madrugada, con Obama muy cerca de su rival Mitt Romney -horas después de que éste asumiera su derrota-, en el sur del estado, antes bastión del poderoso voto cubano republicano en lo que a voto latino se refiere, el Presidente mejoró por lejos su desempeño en comparación a 2008.

Por primera vez, ganó el voto ausente, modalidad ganada tradicionalmente por los republicanos en el condado de Miami-Dade, según apuntó el diario The Miami Herald, al enumerar los hitos que marcó Obama en este estado clave con mayor número de electores para que un presidente gane la Casa Blanca: 29 de 270 votos.

Además, el presidente demócrata también ganó en el centro del Estado, justamente donde se asentó en los últimos 10 años una importante comunidad puertorriqueña que ha dado un contrapeso demócrata al voto republicano de los cubanos.

Infografía: Resultados de las presidenciales de Reagan a Obama

En Florida también le apoyaron los latinos

Según encuestas a boca de urna Obama obtuvo 60% frente a 39% para Romney del voto hispano en Florida. Hace cuatro años su victoria sorpresiva sobre el entonces rival, John McCain, fue mucho más estrecha.

Además del sonoro apoyo latino al Presidente, otro hispano, el republicano de origen cubano Ted Cruz, apoyado por el ultraderechista Tea Party, ganó un puesto en el Senado, uniéndose a otros dos senadores hispanos: su correligionario Marco Rubio y el demócrata Robert Menéndez.

El Consejo Nacional de La Raza (NCLR) celebró la hazaña hispana del martes.

"Los votantes latinos salieron en gran número -quizás superando el 10% del electorado, por primera vez en la historia de acuerdo con encuestas de salida de CNN-", dijo Janet Murguia, presidenta del NCLR.

Pilar Marrero, periodista y analista del grupo ImpreMedia, explicó a la AFP que los hispanos, pese a haber expresado su frustración por Obama que prometió en su primer gobierno una reforma migratoria que no cumplió y su gobierno marcó récords en deportación, "votaron movilizados por el miedo de lo que representaba Romney".

"Los republicanos tuvieron desde las primarias una imagen antiinmigrante, por su retórica por autodeportación que fomentaron reticencia", dijo la autora del libro "Killing America Dream" (2012).