•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El embajador estadounidense en Bogotá, Michael McKinley, dijo ayer que su país no ha recibido “ningún pedido formal” para que el líder guerrillero “Simón Trinidad”, recluido en una prisión de Estados Unidos pueda ser excarcelado para unirse al equipo negociador de las FARC en el diálogo de paz con el Ejecutivo de Colombia.

“En estos momentos no vemos ningún cambio en esa perspectiva”, afirmó el diplomático en alusión a la insistente solicitud de las FARC para que “Simón Trinidad” ocupe el lugar que la organización le otorgó en la mesa de negociaciones con el Gobierno colombiano.

McKinley dijo en una entrevista con la cadena Caracol Radio, que Estados Unidos no ha recibido “ningún pedido formal” de Colombia “acerca del asunto”.

Además, “al señor ‘Trinidad’ se le condenó por crímenes gravísimos a una pena, a una sentencia muy larga en los Estados Unidos”, agregó el diplomático, cuyo Gobierno tiene a las FARC en su listado de grupos terroristas del mundo.

Los antecedentes

“Simón Trinidad”, Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, fue extraditado en diciembre de 2004 a Estados Unidos, que lo reclamaba por cargos de toma de rehenes y narcotráfico, y a comienzos de 2008 recibió una condena a sesenta años de prisión por el primer delito.

El insurgente fue enjuiciado y sentenciado por el secuestro de los estadounidenses Thomas Howes, Marc Gonsalves y Keith Stansell, contratistas del Pentágono, que las FARC hicieron cautivos en 2003 cuando realizaban una misión aérea por el suroeste de Colombia.

Los tres fueron rescatados en julio de 2008 en la llamada “Operación Jaque” realizada por militares colombianos.

A pesar de su condición de preso en el exterior, las FARC designaron a “Trinidad” como uno de sus delegados en el proceso de paz con el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos que ambas partes inauguraron hace tres semanas en Oslo y que el próximo 15 de noviembre entrará en negociaciones plenas, en La Habana.

Preparan etapa definitiva

La etapa definitiva del proceso es preparada desde el martes por equipos de las partes que se citaron en la misma capital cubana para una reunión previa de dos días.

La más reciente solicitud en favor del rebelde la hizo el martes en La Habana “Iván Márquez”, segundo al mando en las FARC y líder de su equipo negociador, en declaraciones a la agencia cubana Prensa Latina.

“Márquez”, Luciano Marín Arango, dijo que en las FARC esperaban que el reelegido presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lo indultara, “en un acto de justicia, en un verdadero acto de paz”.

 

Gobierno y FARC en reunión técnica

La Habana / Efe

El Gobierno de Colombia y las FARC comenzaron ayer en La Habana la reunión técnica sobre los preparativos para las conversaciones de paz previstas a partir del

15 de noviembre en Cuba, sede permanente del proceso.

En ese encuentro, que previsiblemente continuará, participaron cuatro representantes del ejecutivo de Juan Manuel Santos y dos de la guerrilla, según Iván Márquez, jefe del equipo negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Definir las “normas de funcionamiento de la mesa de diálogo” ha sido uno de los asuntos tratados en esa cita donde las partes también hablaron de cómo canalizar la participación de la sociedad colombiana en el proceso, de acuerdo con las declaraciones del grupo insurgente ya que el Gobierno colombiano no ha informado sobre el contenido de este encuentro preparatorio.

“Queremos que toda Colombia se convierta en una gran mesa de la discusión de estas problemáticas”, aseguró Márquez --número dos de las FARC y cuyo verdadero nombre es Luciano Marín--, en declaraciones recogidas por Prensa Latina.