• Gaza e Israel |
  • |
  • |
  • EFE

La frontera entre Gaza e Israel se ha recalentado en los últimos meses a temperaturas propias de una inminente guerra que podría verse catalizada por la proximidad de las elecciones israelíes, y la petición de la OLP a la ONU de que reconozca el Estado de Palestina.

“Ha llegado el momento de golpear, la situación es intolerable, no miraremos hacia otro lado o la frontera se calienta”, son algunos de los titulares ayer en las páginas de los periódicos en Israel, horas después de que un cohete antitanque palestino impactara la noche del sábado en el todoterreno de una patrulla militar fronteriza e hiriera a cuatro soldados.

Las milicias palestinas de Gaza lanzaron ayer 55 cohetes contra el territorio israelí, en la escalada de violencia en la zona de los últimos dos días, en la que han muerto seis palestinos y más de 40 personas han resultado heridas.

El ataque desencadenó la habitual cadena de bombardeos israelíes de represalia en Gaza y el posterior lanzamiento de cohetes palestinos contra el sur de Israel.

Es un círculo vicioso que en las últimas horas ha dejado cinco muertos y una veintena de heridos en la franja palestina, según Ashraf al Qedra, portavoz del Ministerio de Salud del gobierno de Hamás.

En el sur de Israel, que se ve de nuevo frente a una lluvia de cohetes --más de 50 en 12 horas--, se ha informado de cinco heridos leve.

Asimismo, algunas localidades israelíes volvieron a decretar ayer el cierre de escuelas en previsión de una escalada mayor, a solo dos semanas de la última vuelta de tuerca, y cuando la retórica beligerante va ganando terreno en las declaraciones de funcionarios y altos mandos.

Israel, Siria y Turquía en alerta

El Ejército israelí realizó ayer varios disparos de advertencia al aire en dirección a Siria, luego de que un proyectil de mortero procedente de ese país alcanzara una posición militar en los Altos del Golán, ocupados por Israel desde la guerra de los Seis Días, en 1967.

Por su parte, el Ejército sirio bombardeó ayer la zona de Ras al Ain, cerca de la frontera con Turquía, donde también entabló una serie de combates contra grupos rebeldes, informaron a Efe fuentes de la oposición.