• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

El exministro brasileño José Dirceu, principal acusado en el llamado juicio del siglo en Brasil, fue condenado este lunes por la Corte Suprema a 10 años y 10 meses de prisión por su responsabilidad en la compra de votos en el Congreso durante el gobierno de Lula.

Dirceu, un abogado de 66 años, y exjefe de gabinete entre 2003 y 2005, fue presentado por los jueces como el mayor responsable de la red de sobornos a congresistas que operó durante el primer gobierno de Lula (2003-2007), según el Supremo Tribunal Federal, STF.

“La responsabilidad del procesado es extremadamente elevada. Él se valió de sus posiciones de mando y prominencia, tanto en el Partido de los Trabajadores como en el gobierno federal” para incurrir en delitos de corrupción, señaló el magistrado Joaquim Barbosa, relator del proceso.

El STF también sentenció a José Genoino, expresidente del Partido de los Trabajadores, PT, de izquierda y que gobierna Brasil, a seis años y 11 meses de prisión por su participación en el esquema de corrupción.

Referente histórico

Dirceu, uno de los referentes históricos del PT que fundó Lula, y un exguerrillero que combatió la dictadura brasileña (1964-1985), fue condenado por corrupción activa y asociación para delinquir a 10 años y 10 meses de prisión y a una multa de casi 350,000 dólares, según la sentencia leída en audiencia pública.

Por su parte, Genoino, de 66 años y presidente del PT en la época del escándalo, deberá pagar con cárcel y una multa de unos 234,000 dólares por los mismos delitos.

Proceso de "El mensalao"

Dirceu fue acusado de crear y comandar la red de corrupción que desvió dinero público para comprar votos de legisladores de la coalición a cambio de su apoyo a las iniciativas del Gobierno, en un proceso conocido como el “mensalao”, en referencia a las mensualidades que recibían.

De ahí que sea visto como el pez gordo en el mayor juicio por corrupción política celebrado en Brasil.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que gobernó Brasil hasta finales de 2010, negó siempre cualquier responsabilidad en los hechos y fue excluido del juicio.

Seis sentenciados

Con las condenas contra Dirceu y Genoino ya son seis los sentenciados del grupo de 25 políticos y empresarios hallados culpables.

El otrora poderoso exministro --aún en libertad-- intentó en vano convencer a los jueces de la inexistencia de una red de corrupción durante el Gobierno de Lula, y antes de dictarse condena en su contra ya había anticipado su decisión de permanecer en el país y cumplir con la orden de la corte.

Dirceu fue varias veces presidente del PT fundado por Lula, y coordinador de la campaña que por primera vez llevó al poder al carismático líder obrero.

En los años 90, Dirceu fue elegido dos veces diputado federal, y dejó su escaño en 2002 para ocupar el Ministerio de la Casa Civil (Presidencia), uno de los cargos más cercanos al presidente.

A raíz del escándalo se separó del Gobierno y fue destituido de la Cámara de Diputados en 2005, e inhabilitado electoralmente hasta 2015.

Con las condenas de este lunes, el Supremo Tribunal Federal inició la etapa de condenación de los llamados responsables del núcleo político del “mensalao” que completa Delubio Soares, extesorero del partido de Lula.