•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, afirmó hoy que tuvo que retirar temporalmente a parte de su personal de la gobernación siria de Hasakeh por problemas de seguridad.

Por razones similares, el organismo interrumpió por dos días la distribución de ayuda en Damasco la semana pasada, dijo su portavoz en Ginebra, Melissa Fleming, quien agregó que se están encontrando dificultades del mismo tipo en Alepo.

“La inseguridad de las últimas semanas ha resultado en la pérdida de provisiones de ayuda, incluyendo 13,000 mantas que se quemaron en un almacén de la Media Luna Roja Siria en Alepo, que aparentemente fue alcanzado por un proyectil”, explicó.

Mencionó también el caso de un camión que transportaba 600 mantas y que fue secuestrado cuando se dirigía a la localidad de Adra, en las afueras de Damasco.

Fleming dijo que la retirada temporal de su personal de Hasakeh, revela el deterioro de la situación general, pues se trataba de “una región donde habíamos estado aportando ayuda sin problemas desde el inicio del conflicto”.

“Desgraciadamente la violencia se ha movido a esa zona”, sostuvo la portavoz, quien dijo que de manera simultánea se observan desplazamientos de personas, en su mayoría sirios-kurdos, hacia la frontera con Irak.

400 mil sirios se han refugiado en países vecinos

Sobre los sirios refugiados en países vecinos, Acnur sostuvo que ahora han superado los 407,000 en Turquía, Líbano, Jordania e Irak, pero enfatizó que estima que “hay decenas de miles más que no han acudido para ser registrados como tales”.

Fleming dijo que su organismo cree que con el empeoramiento de las condiciones de vida --por la próxima llegada del invierno y el agotamiento de las reservas y del dinero que llevaban consigo los sirios que abandonaron su país-- “el número de registrados será mayor” en las próximas semanas.

2.5 millones andan errantes

Sobre la situación de los desplazados dentro de Siria, el Acnur recordó que varias organizaciones humanitarias activas en Siria coinciden en estimar que hay 2,5 millones de sirios que se han visto forzados a abandonar sus lugares de residencia, pero que continúan dentro del país.

De ellos, cerca del 95% vive en casas alquiladas o han sido acogidos por amigos o familiares, lo que hace muy difícil y aventurado corroborar esa cifra, dijo Fleming.

“Es más fácil saberlo (el número aproximado de desplazados internos) si están en campamentos o en refugios comunales, pero cuando son acogidos por familias es más difícil”, recalcó.

Dijo que en el caso de Siria esto es incluso más complejo que en otras situaciones de crisis, por cuanto muchos desplazados van de un lugar a otro hasta que terminan saliendo del país para convertirse en refugiados.

“La gente realmente está en movimiento, escondiéndose y es difícil contarlos”, señaló.