•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La nueva coalición de la oposición siria, reconocida por las monarquías del Golfo y Francia y apoyada por la Liga Árabe, pidió armas a la comunidad internacional para ayudar a los rebeldes que combatían este martes al régimen de Bashar al Asad en Damasco y alrededores.

Tras 20 meses de sangriento conflicto, el jefe de esta coalición opositora, Ahmad Moaz al Jatib, pidió el martes a la comunidad internacional “armas adaptadas” para que la rebelión pueda “terminar con el sufrimiento de los sirios y la efusión de sangre”.

Al Jatib se expresó en El Cairo, donde la Unión Europea, reunida con la Liga Árabe, saludó la formación de la coalición.

Un día después de formada la nueva entidad opositora, que nombrará a un gobierno provisional, las seis monarquías del Golfo --que encabezan el apoyo a la rebelión-- y Francia la reconocieron formalmente como representante del pueblo sirio.

Francia reconoce coalición

El presidente francés, François Hollande, afirmó el martes que París reconoce a la nueva coalición como “la única representante del pueblo sirio, y, por tanto, como el futuro gobierno provisional de la Siria democrática”. Es el primer país occidental que da el paso.

Según Hollande, la cuestión de la entrega de armas a la oposición siria, hasta ahora rechazada por los países occidentales, “va a ser replanteada, necesariamente, no solo en Francia, sino en todos los países que reconozcan a ese gobierno”.

Estados Unidos dijo este martes que la nueva coalición es “una representación legítima” del pueblo sirio, pero sin llegar a reconocerla como el futuro gobierno provisional.

La Liga Árabe la consideró el lunes su “principal interlocutor” y “representante legítimo de la oposición”, un prudente reconocimiento con el que pretende satisfacer a todos sus miembros.

Y es que algunos de sus integrantes apoyan a la oposición a Bashar Al Asad, como Catar, mientras que otros como Irak y Argelia han expresado sus reservas sobre este reconocimiento.

Muchos de los diversos elementos de la oposición, hasta ahora reticentes a sumarse al Consejo Nacional Sirio, CNS, sí se unieron a la coalición. La Liga Árabe exhortó a los últimos opositores que se mantienen al margen de esta entidad a seguir el mismo ejemplo.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, dijo que antes de reconocer a la coalición esperará a ver el alcance de su representatividad.

Rusía e Irán llaman al diálogo

Por su lado, Rusia, gran aliado del régimen de Damasco, renovó su llamado a privilegiar el diálogo con Asad, una opción rechazada por los opositores, que exigen la salida del jefe de Estado.

Irán, otro aliado de Damasco que preconiza igualmente una salida negociada al conflicto, anunció que acogerá el domingo un “diálogo nacional” en Teherán entre los dos bandos enfrentados en Siria.

Por otro lado, Human Rights Watch y Amnistía Internacional, dos de las principales organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos, llamaron el martes a la nueva coalición de la oposición siria a establecer como prioridad principal la lucha contra las exacciones cometidas por los rebeldes.

Sangrientos combates

En fin, en los campos de batalla, nuevos combates sangrientos enfrentaron el martes a soldados y rebeldes en Damasco y sus alrededores, bombardeados por la artillería del régimen. Al menos 40 personas murieron en estos enfrentamientos, la mitad civiles.

También hubo enfrentamientos y ataques aéreos en Ras al Ain, en el noreste kurdo, donde los insurgentes tomaron recientemente un puesto fronterizo con Turquía, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, evacuó a su personal de la zona, considerada hasta ahora como segura.

En total, en todo el país habían muerto en combates este martes 115 personas, según un balance del OSDH.

Desde el inicio de la revuelta, en marzo de 2011, más de 37,000 personas han perdido la vida en enfrentamientos en Siria, según el OSDH, y más de 2.5 millones de personas se han visto desplazadas, según la Media Luna Roja siria.