•   México  |
  •  |
  •  |
  • AP

Autoridades identificaron como albañiles a algunos de los 24 hombres asesinados y localizados el viernes en las afueras de la ciudad de México, en una de las mayores ejecuciones en masa ocurridas en el país.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó en un comunicado el domingo en la noche que apenas se ha logrado identificar a cinco de los asesinados en una investigación que las autoridades estatales no dudan está relacionada con el crimen organizado, que mantiene una creciente ola de violencia que ha dejado miles de asesinados.

Los 24 hombres, de entre 18 y 40 años, fueron localizados el viernes en una zona rural al oeste de la ciudad de México. Todos tenían al menos un tiro en la cabeza y estaban atados con las manos al frente.

La PGR informó que ninguno de los asesinados tenía consigo alguna identificación, aunque horas después una mujer identificó a uno de ellos como su pareja, y dijo que era originario del estado sureño de Oaxaca.

Otros tres fueron identificados como originarios del estado central de Hidalgo, donde eran ''jornaleros en tiempos de siembra y albañiles en los tiempos en que escasea el trabajo del campo''.

Un quinto hombre fue identificado como habitante de una municipalidad del Estado de México, vecino a la capital y cercano al lugar del hallazgo.

La PGR añadió que investigadores localizaron un domicilio también en el Estado de México, donde al parecer vivían varios de los asesinados y que al parecer también se dedicaban a la albañilería.

México ha vivido en los últimos años una ola de asesinatos que las autoridades han atribuido a una guerra interna entre carteles de la droga que buscan nuevos espacios, además de la ofensiva que el gobierno ha emprendido.

Las autoridades han reconocido en algunos momentos un repunte de la violencia, aunque regularmente no da cifras oficiales de los muertos. Recuentos periodísticos señalan que el número de asesinatos ya rebasan los 3.000 en todo el país.

En las últimas semanas se ha recrudecido la violencia, pese al despliegue de miles de agentes federales y militares en varias zonas del país que el presidente Felipe Calderón ordenó desde que asumió el poder en diciembre del 2006.

El 28 de agosto aparecieron apilados 11 hombres decapitados en un predio a las afueras de Mérida, capital del estado de Yucatán y a unos 1.300 kilómetros al este de la ciudad de México. Horas después apareció en otra zona cercana un hombre más sin cabeza.

Tres mexicanos fueron detenidos poco después tras un enfrentamiento con la policía federal en una carretera que une Mérida con el balneario turístico caribeño de Cancún. Las autoridades dijeron que los hombres tenían algunas armas, incluida un hacha ensangrentada, y declararon pertenecer a los ''Zetas'', un grupo de sicarios al servicio del cartel de las drogas del Golfo.