•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Organización de Estados Americanos (OEA) reconoció este jueves la crisis financiera en la que se encuentra, al aprobar un presupuesto para 2013 menor al de este año, y se comprometió a redefinir sus prioridades a futuro para mantenerse vigente.

El presupuesto para 2013, calificado por países miembro de la OEA como de "emergencia", "crisis" o de "sobrevivencia, será de 83.9 millones de dólares, 1.4 millones menos de los 85.3 millones para el año en curso, según lo aprobado en una asamblea general extraordinaria en Washington.

El presupuesto enfrentó protestas de Venezuela, Nicaragua y Bolivia, que rechazaron el aumento de fondos para la Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos, de las cuales son antagonistas, y que se siga financiando la Junta Interamericana de Defensa.

La Organización logró aprobar un presupuesto "más o menos coherente, en el marco de una crisis financiera", se congratuló María Isabel Salvador, la embajadora de Ecuador, que como muchos otros países reconocieron que no es suficiente para cumplir con todos los mandatos que tiene la OEA.

Los 34 miembros de la OEA reconocieron la necesidad de continuar un debate abierto para repensar sus prioridades y racionalizar el uso de sus fondos para restringirlos al fomento de la democracia, la seguridad, los derechos humanos y el desarrollo.

"La realidad va a ser muy parecida el año que viene", por lo que a futuro habrá que revisar las cuotas que aporta cada país o "se harán más cortes" de programas, advirtió el embajador de Chile, Darío Paya.

La OEA aumentó de 4.8 a 5.3 millones de dólares los fondos para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de 2.2 a 2.7 para la Corte Interamericana, lo cual fue censurado por Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

"Para nuestros gobiernos es inaceptable que estos eventuales aumentos sean desviados para financiar políticas y prácticas intolerables", señalaron Caracas y Managua en un pié de página en el texto del presupuesto.

Bolivia condicionó el aumento de fondos a que la Comisión y la Corte apliquen un medio centenar de recomendaciones que aprobó la OEA, dentro de un proceso que adelanta para mejorar el funcionamiento de estos dos entes, blanco de críticas de varios países de la región en los últimos años.

La Junta Interamericana de Defensa, que recibirá 1.2 millones de dólares en 2013, jugó un "papel histórico" de "apoyo de dictaduras militares y violaciones a los derechos humanos" en la región, acusó el embajador de Nicaragua, Denis Moncada, lo cual fue respaldado por Venezuela y Bolivia.