•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Grupos de la oposición en Cuba pidieron este lunes al gobierno de Raúl Castro aceptar la ayuda de Estados Unidos para los damnificados de los huracanes Gustav y Ike, y a Washington flexibilizar las restricciones de embargo.

"La politización de la ayuda humanitaria a los damnificados es inaceptable, venga de donde venga. Ante todo tiene que estar el pueblo cubano, que es el que resiste" los desastres naturales y "las carencias acumuladas de los 50 años" de revolución, según la ilegal Agenda para la Transición, liderada por Martha Beatriz Roque y Vladimiro Roca.

El economista opositor y ex preso político Oscar Espinosa estimó que "ante la magnitud de la catástrofe resulta de vital importancia recibir asistencia humanitaria internacional masiva, abandonando prejuicios políticos e infecundas confrontaciones tradicionales".

Cuba, que está recibiendo aviones con toneladas de ayuda humanitaria de la ONU, España, Brasil, Ecuador y Rusia, rechazó de Estados Unidos una donación y un equipo de expertos para evaluar los daños, por considerarlo "cínico" e "inaceptable" de un país que mantiene en su contra un embargo desde 1962.

El portavoz del departamento de Estado, Sean McCormack, afirmó este lunes que Washington lamentaba el rechazo de Cuba a la oferta de "suministrar hasta cinco millones de dólares en ayuda para la asistencia a las víctimas de los huracanes".

Espinosa estimó que Cuba no debe rechazar la oferta de Washington, incluso el equipo de expertos, y que Estados Unidos debería levantar restricciones al envío de remesas de dinero y paquetes a la isla, al comercio de materiales de construcción y otras medidas del embargo.

"Ambos gobiernos se intercambian Notas Verbales, en las que sólo se ha podido mostrar el agradecimiento por las expresiones de pesar, pero el pueblo -que está sufriendo las consecuencias- no ha obtenido nada, señaló la Agenda para la Transición.

La disidente Miriam Leyva, esposa de Espinosa y ex miembro de las Damas de Blanco -familias de presos políticos-, opinó que es "evidente" que "el Estado no tiene capacidad para afrontar" la emergencia. "La ayuda humanitaria masiva se requiere con urgencia, sin politizar por el gobierno cubano ni por los donantes", dijo.

El ilegal Partido Solidaridad Democrática estimó que con la gravedad de la situación no es oportuno caer en "irresponsables retóricas políticas y absurdos enfrentamientos", pues lo que el pueblo cubano necesita es "ayuda y socorro urgente, sea de quien sea y venga de donde venga".

Cuba reconoció que carece de recursos para encarar la catástrofe por el reciente paso de Gustav y Ike, que dejaron siete muertos, más de 320.000 casas afectadas, enormes extensiones de cultivos arrasados, y destrozos en la infraestructura agrícola y energética.