•  |
  •  |
  • END

La Fiscalía de Bolivia dijo ayer lunes que ordenó procesar por ‘’genocidio’’ al prefecto (gobernador) de Pando, Leopoldo Fernández, uno de los líderes rebeldes al presidente Evo Morales y en cuyo departamento el Ejército detuvo a 10 personas y secuestró armamento.

Cobija, la capital de Pando, fue escenario el jueves de los episodios más violentos que libran partidarios del gobierno y opositores, con un saldo de más de 30 muertos, la mayor parte en ese departamento amazónico, en la frontera con Brasil.

El fiscal general de la nación, Mario Uribe, señaló que seguirá un proceso penal al prefecto Fernández, hombre fuerte de Pando y uno de los líderes opositores, ‘’por la presunta comisión del delito de genocidio en su forma de masacre sangrienta’’.

El vicepresidente Álvaro García Linera expresó que el Congreso instalará una comisión para investigar la presunta participación de Fernández, al que calificó de “genocida’’.

Uribe, en reunión de prensa en Sucre, sede de la Fiscalía, agregó que bajo esos mismos cargos serán procesadas otras dos autoridades de Pando, que no identificó.

Fernández reaccionó de inmediato y apuntó que ‘’yo permaneceré en Cobija esperando cualquier proceso transparente. No me voy a fugar’’.

El gobierno en La Paz había dicho que decenas de sus partidarios fueron ametrallados en Pando cuando iban a una manifestación, en una emboscada de ‘’sicarios brasileños y peruanos bajo el mando’’ de Fernández.

Sobre los sicarios
“¿Sicarios brasileños?’’, se preguntó Fernández a radio Erbol. ‘’Eso es un embuste del gobierno. Absolutamente nada que ver con lo que habla el gobierno; ya basta. Este país necesita tranquilidad’’. Enterado de que el Ejército había arrestado a 10 personas y que varias de ellas tendrían armas en su poder, el prefecto señaló que “esto es una persecución política, porque se trata de gente de oposición al presidente Morales’’.

El general Walter Panozo, jefe del Ejército en Pando, expresó que esas 10 personas que no identificó estarían comprometidas en los violentos episodios en Cobija, que al igual que todo Pando está bajo el estado de sitio.

Oficialistas y opositores están enfrascados desde el sábado en un diálogo que se retomaría en la noche del lunes cuando Morales regrese de Santiago de Chile, después de participar en una reunión de presidentes sudamericanos preocupados por la estabilidad de la democracia boliviana.

El Comité Nacional Democrático (Conalde), opositor, dijo el lunes que “de a poco se están levantando 35 puntos de bloqueos que hay en el país. Ojalá el gobierno tenga la misma voluntad y la demuestre’’, dijo un vocero de Conalde, Branko Marinkovic.