•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Colombia y las FARC continuaron en Cuba sus diálogos de paz, a puerta cerrada y con total hermetismo sobre el desarrollo de la negociación, en una jornada en que la guerrilla insistió en pedir a Estados Unidos un indulto para “Simón Trinidad”.

Tras un receso el jueves, que se volverá a repetir cada tres días, de diálogo bilateral, los delegados del Gobierno y la guerrilla se volvieron a sentar en la mesa del Palacio de Convenciones de La Habana sin que haya trascendido qué aspectos concretos se están debatiendo del primer punto de la “hoja de ruta” del proceso: el problema de la tierra y el desarrollo agrario integral.

Como ha sido habitual desde que el pasado lunes arrancó en La Habana esta fase de las conversaciones, los negociadores del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos declinaron hacer comentarios a los medios de comunicación, que solo tienen acceso a los protagonistas del diálogo a primera hora de la mañana cuando las delegaciones llegan al Palacio de Convenciones.

Y al igual que otros días, las FARC sí aprovecharon ese contacto con la prensa para divulgar una nueva declaración, esta vez para pedir de nuevo al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que indulte al guerrillero “Simón Trinidad” y pueda estar presente en los diálogos de paz.

“Simón Trinidad”, cuyo nombre real es Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, fue extraditado en diciembre de 2004 a EE.UU. y a comienzos de 2008 fue condenado a sesenta años de prisión en ese país por toma de rehenes, delito por el que se le juzgaba, además por el de narcotráfico.

Designado a pesar de estar preso

Pese a estar preso, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) le designaron como uno de sus delegados en el proceso de paz.

Por el momento la “participación” de Trinidad en el proceso de paz se limita a una condición de “delegado de cartón”, con la silueta de su fotografía de cuerpo entero que el equipo de las FARC suele llevar consigo al Palacio de Convenciones de La Habana.

Además del silencio de ambas partes sobre el momento en que se encuentran las negociaciones tampoco ha habido novedades sobre los mecanismos de participación de la sociedad civil en este proceso aunque se habló de la inminente puesta en marcha de una página web para canalizar esas propuestas.