elnuevodiario.com.ni
  •   San José  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La rana arborícola Isthmohyla rivularis, que había desaparecido desde finales de los años 80, reapareció en Costa Rica, pero en un ecosistema distinto, a mayor altitud, según publicó hoy la prensa local.
       
La pequeña rana, con pecas oscuras en su vientre, solo se encuentra en algunas zonas de Costa Rica y Panamá y figura en la "lista roja" de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, es decir, en peligro crítico de extinción, señala el diario local La Nación.
       
Según la UICN, la especie suele reproducirse cerca de quebradas en zonas montañosas y sus poblaciones han caído drásticamente hasta en un 80%.
       
La reaparición de la rana fue documentada por el investigador Brian Kubicki, del Costa Rican Amphibian Research Center, quien encontró una población de rivularis en las faldas del volcán Turrialba, unos 60 kilómetros al este de San José.
       
La Isthmohyla rivularis era una especie común en Costa Rica y la región noroeste de Panamá, pero a finales de los 80 desapareció de sitios montañosos como Monteverde, Tapantí y Las Tablas, al Pacífico, pero reapareció en la reserva de Monteverde en el 2007 y cerca del volcán Barva, al norte de San José, a principios del 2012.
       
Para Kubicki, lo llamativo de esta situación es que la rana apareció en un rango altitudinal diferente, siempre en ecosistemas de montaña, pero más alto de lo que se creía.
       
Es una especie que se caracteriza por habitar en zonas que se encuentran entre los 1,210 y 2,040 metros sobre el nivel del mar. No obstante, los hallazgos más recientes de esta rana se han dado a una altura de 2,300 metros.
       
"Está casi 260 metros más alto de su rango conocido, por lo que se puede decir que este sitio es nuevo", explicó Kubicki a La Nación.