• Damasco, Siria |
  • |
  • |
  • AFP

Gran parte de Siria permanecía aislada del mundo el viernes, sin teléfonos ni Internet por segundo día consecutivo, pero el tráfico aéreo se reanudó en Damasco después de una noche de combates en los alrededores del aeropuerto.

La AFP constató que Internet y las comunicaciones telefónicas estaban cortadas en la capital desde el jueves por la tarde. Los opositores acusan al régimen de preparar una “masacre”, pero las autoridades señalan “obras de mantenimiento”.

Estados Unidos acusó al Gobierno de haber cortado las redes de comunicaciones, y la organización no gubernamental defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional consideró que esto “podría anunciar la intención de las autoridades sirias de esconder al mundo la verdad de lo que ocurre en el país”.

En respuesta a este cerrojazo, Google y Twitter activaron en Siria un programa que permite, con ayuda de un teléfono celular, enviar tuits dejando un mensaje de voz. La idea ya se aplicó durante la revolución egipcia en 2011.

Combates alrededor de Damasco

El viernes por la mañana, la carretera del aeropuerto de Damasco, 27 km al sudeste de la capital, estaba de nuevo accesible y los pasajeros embarcaron en varios vuelos de Syrian Air, la aerolínea nacional, anunció a la AFP una fuente del aeropuerto de Damasco.

El jueves al anochecer, el Ministerio de la Información, citado por la televisión oficial, afirmó que esa carretera, cerrada desde el jueves por la mañana debido a los combates, era “segura”.

Sin embargo, la ONU anunció que por segundo día consecutivo un convoy suyo fue blanco de disparos este viernes cuando abandonaba el aeropuerto de Damasco. En el primer incidente, el jueves, dows soldados austriacos resultaron heridos.

El ejército ha lanzado una amplia ofensiva en la parte este y sur de la capital, donde los rebeldes tienen sus retaguardias. Así es como los combates se han extendido a las inmediaciones del aeropuerto por primera vez desde el inicio en marzo de 2011 de la rebelión contra el régimen de Bashar al Asad.

En el plano diplomático, los delegados de 67 países “Amigos del pueblo sirio”, reunidos en Tokio, pidieron un embargo petrolero contra el régimen sirio.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) reclamó “pasos seguros” para los civiles, afirmando que cerca de 250,000 desplazados habían sido registrados en Homs (centro).

22 mueren en acciones

Veintiún jóvenes sunitas libaneses y un palestino procedentes de Trípoli (norte de Líbano), murieron este viernes en Tal Kalaj, una ciudad siria fronteriza donde combatían contra el ejército, indicaron un responsable local y un líder islamista.

La región de Trípoli, de mayoría sunita, apoya ampliamente la rebelión siria contra el presidente Bashar al Asad, de confesión alauita, una rama del Islam chiíta.

Terrible perspectiva

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió este viernes que 700,000 refugiados habrán huido de los combates en Siria hasta enero de 2013, lo que constituye un aumento espectacular, mientras el conflicto alcanza “una brutalidad espantosa”.

El mediador internacional Lakhdar Brahimi, que acompañaba a Ban, dijo por su parte que Siria amenazaba con convertirse en un “Estado en descomposición” y llamó a realizar nuevos esfuerzos internacionales para alcanzar una solución política al conflicto.