•  |
  •  |
  • END

QUITO / AFP

La Iglesia Católica de Ecuador, que rechaza el proyecto oficial de Constitución que irá a referendo, dirigió ayer martes una carta al presidente Rafael Correa exigiendo respeto para los prelados, a quienes el mandatario tildó de “espectros fantasmales”.

“Le ruego que respete, aunque no comparta, las opiniones de los obispos y sacerdotes de la Iglesia a la que usted pertenece”, expresó el secretario general de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), Nicolás Dousdebés, en una carta dirigida al mandatario.

El sacerdote solicitó a Correa que “no nos excluya” de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, según la cual, “toda persona tiene el derecho a expresar, por cualquier medio, su opinión sobre el asunto que fuera”.

El jefe de Estado, quien se siente traicionado por la jerarquía católica, que rechaza el proyecto de Constitución que será sometido a referendo el 28 de septiembre, calificó a los curas de “espectros fantasmales” y los acusó de estar al servicio de los ricos.

“Los sacerdotes no somos espectros fantasmales vestidos de negro, ni pelucones (ricos), ni perversos mentirosos como su millonaria publicidad lo afirma”, declaró el secretario de la CEE.

“No recibimos sueldo o prebenda alguna del Estado y por eso tenemos la libertad para expresar que no estamos de acuerdo con todo lo que el poder plantea como si su voz fuera el criterio único de verdad, sobre todo en temas que afectan a la moral y a la vida”, agregó.

Aun cuando el texto constitucional no menciona explícitamente el aborto o el matrimonio entre homosexuales, la Iglesia Católica y los evangélicos lo rechazan por considerar que deja abierta la puerta a esas prácticas.