• Egipto |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente egipcio Mohamed Mursi llamó ayer por la noche a la población a pronunciarse en un referendo el 15 de diciembre sobre el proyecto de Constitución adoptado esta semana y que divide al país.

Mursi exhortó a “todos los egipcios a un referendo sobre el proyecto de Constitución el sábado 15 de diciembre”, después de que el Presidente de la Comisión Constituyente le entregase el proyecto final de la Ley Fundamental durante una ceremonia oficial en El Cairo.

“El proyecto de Constitución expresa los objetivos de la revolución” que derrocó a Hosni Mubarak en febrero de 2011, añadió el islamista Mursi.

El Presidente instó a los egipcios, tanto a los que están a favor como en contra del proyecto, a ir a votar. “Con todos nosotros se construye la nación. La democracia es la participación. Invito a todos los ciudadanos a examinar con precisión y objetividad este proyecto”.

“Renuevo la invitación a la apertura de un debate nacional serio sobre los males de la nación con total franqueza, para poner fin al periodo de transición cuanto antes, y proteger nuestra democracia incipiente”, añadió.

La Comisión Constituyente votó el proyecto de Constitución entre el jueves por la noche y la jornada del viernes.

El texto cuenta con el apoyo de los islamistas, pero con la oposición de los laicos, los liberales y la comunidad cristiana, que lo acusan sobre todo de atentar contra la libertad de expresión y de religión.

Además, el proyecto que llevaba meses estancado, fue adoptado en plena crisis política debido a la decisión de Mursi de arrogarse poderes excepcionales, sobre todo frente al aparato judicial.

“Mursi somete a referendo un proyecto de Constitución que socava las libertades fundamentales y viola los valores universales. La lucha continúa”, afirmó el sábado por la noche el opositor Mohamed ElBaradei en su cuenta de Twitter.

Miles de islamistas se manifestaron el sábado en El Cairo y en otras ciudades de Egipto en apoyo a Mursi, al día siguiente de una inmensa concentración de la oposición en contra de los poderes excepcionales del Presidente, lo que da una idea de la creciente división del país.