elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El acceso universal a la sanidad y la reducción de las desigualdades internas son los dos mayores retos que afronta Latinoamérica en esta materia, cuando se cumplen esta semana 110 años de la creación en Washington de la Organización Panamericana de la Salud, OPS.
       
El organismo interamericano admite que hay "una agenda inconclusa" en la región, pero celebra a la vez "mucho progreso" experimentado por la mayoría de países, según explicó esta semana a Efe el gerente del Área de Vigilancia y Control de Enfermedades de la institución, Marcos Espinal.
       
El progreso es un hecho en esta región de 570 millones de habitantes: la esperanza de vida en América Latina y el Caribe pasó de los 29 años en 1900 a los 74 en 2010, con una mejora de cuatro años en la última década.
       
A la vez, el 98 % de los niños llega a cumplir el año de vida, cuando un siglo atrás solo lo conseguían tres de cada cuatro recién nacidos, según figura en el reciente informe de la OPS "Salud en las Américas".
       
"Hay una agenda inconclusa de enfermedades que tienen que ser erradicadas, también hay que proteger los logros, seguir vacunando y afrontar los nuevos desafíos, como los brotes y los desastres naturales", subrayó Espinal.
       
Las comunidades más afectadas por la desigualdad son los indígenas, los niños, las mujeres y los privados de libertad, añadió.
       
Por países, la situación más crítica se encuentra en Haití, Guatemala, Honduras y Bolivia.
       
La receta para afrontar los deberes es compleja, ya que "hay países que invierten mucho dinero en gasto en salud, pero que no tienen una buena esperanza de vida", subrayó el experto.
       
"No depende solo de lo que se gaste", insistió, porque se deben abordar "los problemas sociales, la falta del acceso universal y los desastres naturales".