Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

MOSCÚ / AFP

Rusia reforzó ayer miércoles su dominio sobre los territorios separatistas de Georgia, al firmar sendos acuerdos que le permitirán instalar bases militares y fusionar redes energéticas.

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, firmó esos acuerdos durante una ceremonia en el Kremlin, tan sólo tres semanas después de haber reconocido la independencia de Abjasia y Osetia del Sur, una decisión duramente condenada por la comunidad internacional.

“Sin duda es un acontecimiento histórico”, declaró junto al presidente suroseto, Eduard Kokoiti, y el abjasio Serguei Bagapch.

En virtud a estos acuerdos de cooperación y de asistencia mutua, Rusia defenderá las fronteras que tienen las dos regiones separatistas con el resto de Georgia.

Moscú también unificará sus redes energéticas, de telecomunicaciones y de transporte con las de Abjasia y Osetia del Sur, regiones adyacentes a Rusia, en su frontera sur.

El secretario del Consejo de Seguridad georgiano, Alexander Lomaia, ha acusado a Rusia de “anexar de facto” estos territorios. “Es una gran violación de los principios fundamentales de las leyes internacionales”, dijo a la AFP.

Estados Unidos, aliado de Tiflis, también ha denunciado la firma de estos acuerdos que contradicen la integridad territorial de Georgia.

“Nuestro apoyo a la integridad territorial de Georgia sigue siendo el mismo”, declaró el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe. “Esperamos que Rusia respete los compromisos que ha contraído en el acuerdo de alto el fuego” con Georgia, añadió.

Los países occidentales critican principalmente la intención de Moscú de mantener 3.800 hombres en cada una de las repúblicas separatistas, que constituirán un bloqueo con el resto de Georgia, mientras Tiflis todavía pretende entrar en la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN).

“Nadie debe tener dudas sobre el hecho de que no admitiremos ninguna otra aventura militar”, declaró Medvedev en alusión a la ofensiva georgiana durante la noche del 7 al 8 de agosto para intentar recuperar el control de Osetia del Sur.

En este contexto, “cada una de las partes le dará a la otra el derecho de construir, utilizar y perfeccionar la infraestructura militar y las bases militares en su territorio”, precisan los dos acuerdos que se han firmado.


Sienta base legal
Para varios observadores, lo que Rusia pretendía al reconocer la independencia de los territorios era sentar una base legal para su presencia militar en los mismos.

“La rapidez de la decisión viene dada por motivos militares. Los militares (rusos) necesitaban bases, un puerto y túneles”, comenta un diplomático europeo que ha preferido guardar el anonimato.

Por otra parte, los ciudadanos de Osetia del Sur y Abjasia, muchos de ellos ya poseen pasaportes rusos, podrán beneficiarse de la doble nacionalidad, suroseta o abjasia y rusa.

La diplomacia rusa protestó el miércoles contra la visita de una delegación de la OTAN a Georgia, estimando que reflejaría “la época de la guerra fría” y “no contribuiría a los intereses de estabilización de la situación en la región”.