•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La indígena guatemalteca y Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, criticó la explotación comercial del fin del ciclo de 5.200 años del calendario maya, que culmina este mes, y aseguró que "la celebración auténtica" de los mayas "no la va a ver el mundo".

"Hay dos celebraciones aquí, la celebración auténtica de los mayas, esa no la va a ver el mundo y esa es parte de nuestra vida privada de los mayas. Nosotros vamos a despedir al abuelo sol y lo vamos a despedir de distintas y de miles de formas", dijo a la AFP Menchú la noche del lunes, al conmemorar 20 años de haber recibido el galardón.

El solsticio de diciembre coincide con el fin de la llamada cuenta larga, el ciclo de 5.200 años del calendario maya y el inicio de una nueva era. Pero distintos grupos lo interpretaron como una profecía del fin del mundo, algo que incentivó su explotación comercial.

"A mí no me importa lo que va a hacer el gobierno, ni Inguat (Instituto Nacional de Turismo), ni lo que va a hacer el Ministerio de Cultura. No nos importa lo que haga el Estado, lo que nos importa es el grado de espiritualidad con que vamos a celebrar estos días", destacó Menchú.

Por otro lado, la dirigente indígena, a dos décadas de haber recibido el Nobel por su lucha por los derechos humanos y contra el genocidio aborigen durante la guerra civil guatemalteca, dijo que el país con que "soñaba en Oslo hace 20 años aún no se ha construido, aún no ha llegado a ese punto".

Infografía Calendario Tzolkin

"Desafortunadamente algunos escenarios se repiten como el tema de la violencia, el crimen organizado, la violación de derechos humanos, la intolerancia a los derechos de los pueblos indígenas", puntualizó.

Grupos indígenas han criticado al gobierno y la empresa privada de "comercializar" y tergiversar el sentido del cambio de era en el calendario maya, que se celebrará el 21 de diciembre.

Los mayas tienen planificada una celebración paralela a la oficial en cinco ciudades consideradas como sagradas y en seis lugares naturales relacionados a la cosmovisión maya.

El gobierno del presidente Otto Pérez tiene prevista actividades en 13 sitios arqueológicos mayas, el principal en Tikal, uno 530 km al norte de la capital.

El calendario maya está conformado por 18 meses de 20 días cada uno, más el 'Wayeb', el mes sagrado de cinco días. El 'B'aktun' es la unidad más larga de este sistema y equivale a unos 400 años. La gran era incluye 13 B'aktun', un periodo de 5.200 años.

La cultura maya tuvo su mayor esplendor entre el 250 y 900 d.C., hasta que entró en una etapa de decadencia en el período entre 900-1200 d.C.