• Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • EFE

Venezuela cele­bra hoy elec­ciones regio­nales, unos co­micios marca­dos, inevitable­mente --por primera vez en 14 años-- por la ausencia del pre­sidente Hugo Chávez, quien se encuentra en La Habana recu­perándose “lenta, pero progre­sivamente” de la cuarta opera­ión de su cáncer.

Las decimoséptimas eleccio­nes que celebra el país petrole­ro desde que el líder bolivariano asumió el poder en 1999 lle­gan ensombrecidas por el agra­vamiento de su salud, y entre las críticas opositoras del uso partidista de la enfermedad por parte del oficialismo.

Chávez, de 58 años, quien logró en octubre su terce­ra reelección para el período 2013-2019, que deberá iniciar el 10 de enero, viajó en la ma­drugada del pasado lunes a La Habana, después de confirmar la reaparición del cáncer que le fue diagnosticado a media­dos del año pasado, y tras un­gir como su sucesor a su vice­presidente y canciller, Nicolás Maduro, en caso de que a él le sucediera algo.

Dos meses después

A poco más de dos meses de haberse volcado en las ur­nas para reelegir a Chávez por tercera ocasión consecutiva, unos 17.4 millones de venezola­nos están llamados hoy a escoger a los gobernadores de los 23 estados del país y a los diputa­dos de los Consejos Legislativos Regionales.

La oposición aspira a man­tener sus siete trincheras, enca­bezadas por los mayores y más ricos estados del país: Miranda (centro) y Zulia (oeste), mien­tras que el oficialismo espe­ra sumar nuevos estados a los 16 que ya tiene en su poder, uno de los cuales, Monagas (sureste), pasó ahora a filas opositoras.

La joya de la corona

Miranda, donde el excan­didato presidencial oposi­tor y aspirante a la reelección, Henrique Capriles, se enfrenta­rá al ex vicepresidente y hom­bre fuerte del chavismo, Elías Jaua, es probablemente la joya de la corona de estos comicios.

“En este momento solo pi­den solidarizarse con la salud del jefe de Estado. Ese es un te­ma aparte, porque el presidente no participa en esta contienda electoral”, se quejaba Capriles el pasado miércoles.

El presidente de la encues­tadora Datanálisis, Luis Vicente León, ha señalado que “más allá de los discursos, luce evi­dente que los resultados” de es­te 16 de diciembre “serán una especie de primarias para la oposición”.

El desafío de Capriles

El analista Luis Vicente León considera que aupado por los mejores resultados opo­sitores de su historia (un 44% en octubre), si Capriles gana de nuevo en Miranda se con­vertiría de facto en el candida­to opositor para enfrentar al del­fín de Chávez, el vicepresiden­te Maduro, en el caso de que se deban celebrar elecciones antici­padas por una eventual incapaci­dad presidencial.

Y es que el estado de salud de Chávez y la incógnita sobre si podrá asumir su cuarto manda­to han planeado a lo largo de es­ta campaña electoral, cuya etapa final ha estado plagada de misas, de oraciones y de vigilias por la recuperación del gobernante.

Según informó el Gobierno venezolano, Chávez se recupe­ra de forma “lenta, pero progre­siva”, después de la operación de más de seis horas a la que fue so­metido en La Habana el mar­tes por la recidiva del cáncer que padece.

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, indicó que el presidente, que ya se comunicó con sus familiares, cumple “sa­tisfactoriamente con el protoco­lo postoperatorio”, y que la he­morragia ocurrida durante la operación se atendió de “forma oportuna”.

Las regionales, que tomaron la fecha que tradicionalmente se destinaba a las presidenciales, son la segunda fase de un proceso electoral que se inició en octubre y concluirá el próximo 14 de abril con los comicios municipales.

Las fronteras se mantie­nen cerradas desde el jueves, dos días antes de lo que se esta­bleció para la votación del 7 de octubre.

Los venezolanos podrán vo­tar mañana desde las 6.00 has­ta las 18.00 hora local (de 10.30 a 22.30 GMT) en un total de 12,784 centros de votación dis­puestos por el Consejo Nacional Electoral, CNE, mientras siguen llegando desde Cuba noticias so­bre su presidente.

"Unas elecciones en este momento en Venezuela po­drían resultar letales para la continuidad del socialismo chavista en el poder. Si ya en los últimos comicios el crecimiento de la oposición con Henrique Capriles fue sorprendente, con todo y los controles políticos y eco­nómicos que ejerció Hugo Chávez aún desde el poder, es muy probable que ya sin la presencia de la figura del general y con las crecientes certezas sobre su muerte, ya ocurrida o inminente, el voto opositor se fortaleciera y los controles del corporativismo chavista no tuvieran el mismo efecto en el electorado”.

Salvador García Soto, mexicano Columnista de 24 Horas