elnuevodiario.com.ni
  • El Cairo, Egipto |
  • |
  • |
  • EFE

El Frente de Salvación Nacional,FSN, que agrupa a la mayor parte de la oposición no islamista, confirmó hoy el triunfo del "sí" con el 55% de los votos en la primera jornada del referéndum sobre la Constitución egipcia, según su propio recuento y a falta de que se anuncien los resultados oficiales.

El responsable de la sala de operaciones del FSN, Tareq al Auadi, que hace el seguimiento del plebiscito, dijo a Efe que el "no" obtuvo el 45% de los sufragios, aunque no ofreció cifras sobre el número de votos escrutados.

De esta forma, se van confirmando los datos proporcionados esta mañana por el brazo político de los Hermanos Musulmanes, el Partido Libertad y Justicia, PLJ, que anunció la victoria del "sí" en la votación de ayer, celebrada en diez provincias, tras haber escrutado el 99% de los sufragios.

El PLJ señaló que el "sí" se impuso en ocho provincias, mientras que el "no" triunfó en dos -El Cairo y Garbiya.

Al Auadi explicó que anoche los primeros indicios indicaban que iba a ganar el "no" con el 65 o 70% de los votos, "pero después ha habido sorpresa con los resultados en algunos lugares como en Alejandría".

Piden que se repita primera ronda del referendo

El portavoz opositor subrayó que su agrupación registró más de 4,000 irregularidades durante la jornada electoral, algunas de las cuales podrían considerarse delitos penales, aunque descartó que estas denuncias vayan a influir en el resultado final.

Entre tanto varias ONG egipcias instaron hoy a la Comisión Electoral a que ordene la repetición de la primera ronda del referéndum sobre la nueva Constitución, celebrada ayer, por las irregularidades detectadas, que, en su opinión, invalidan los resultados.

Según un comunicado, firmado por seis ONG, entre las irregularidades cometidas ayer en las diez provincias donde se celebró el plebiscito figuran la falta de una supervisión judicial completa y la obstrucción intencionada de la votación en algunos colegios electorales.

Las ONG denunciaron, además, una campaña religiosa en las mezquitas para influir en la voluntad de los ciudadanos y para declarar apóstatas a quienes rechacen la Constitución.