• Newtown, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitó ayer Newtown, donde la Policía busca determinar cómo y por qué un joven de 20 años asesinó a 20 niños en la escuela de Sandy Hook, un hecho que traumatizó al país.

Dos días después de la masacre, Obama “se reunió con las familias de los desaparecidos y agradeció los servicios de emergencia”, además, acompañaría a los familiares durante una ceremonia religiosa en horas de la tarde, informó la Casa Blanca.

La comunidad de Newtown acudió a las iglesias del pueblo para recordar a las víctimas.

A diferencia del viernes por la noche, esta vez los oficios religiosos fueron cerrados a la prensa, por decisión de los feligreses.

Situación tensa y amenaza a iglesia

“La situación es extremadamente tensa, por ello no queremos periodistas o cámaras aquí”, explicó a la AFP con amabilidad Brian Wallace, portavoz de la iglesia católica Saint Rose of Lima.

Esa iglesia fue, sin embargo, evacuada por la policía debido a amenazas que no fueron precisadas y rodeada por vehículos de la fuerza de intervención rápida SWAT.

Un periodista de la AFP en el lugar fue testigo del ingreso de equipos de élite de la Policía a la iglesia y a un edificio adyacente. “Fue en medio de la misa. Nos pidieron a todos que saliéramos debido a una amenaza. La iglesia estaba llena”, dijo Anne, quien se encontraba en el interior en el momento de la evacuación.

Poco después, la alerta fue levantada, pero la iglesia permaneció cerrada.

“No hay ningún peligro para la iglesia. Una llamada de teléfono inquietó a la Policía, lo bastante creíble como para evacuar el lugar y verificar”, explicó por su parte Brian Wallace.

Edades de las víctimas

La Policía reveló el sábado la identidad de las 26 víctimas de la escuela primaria Sandy Hook. Entre ellas hay doce niñas y ocho niños. Dieciséis de los 20 niños tenían seis años y cuatro ya habían cumplido los siete. El más joven, Noah Pozner, cumplió seis años el 20 de noviembre. El mayor, Daniel Barden, había cumplido siete años el 25 de setiembre. La mayoría de los niños estaba en primer año, según las autoridades.

Las heroínas

Seis mujeres adultas, integrantes del personal de la escuela, figuran también en la lista de víctimas. Entre ellas la directora, dos maestras y la psicóloga del centro educativo.

Victoria Soto, de 27 años, habría sido asesinada tras haber escondido a sus alumnos en un armario. La directora, Dawn Hochsprung, de 47 años, y la psicóloga, Mary Sherlach, de 56 años, fueron alcanzadas por los disparos mientras corrían para proteger a los niños tras haber escuchado las detonaciones, explicó una responsable de la escuela, Janet Robinson.

Mary Ann Jacob, empleada de la biblioteca, contó que se encerró con tres adultos y 18 niños en una sala de ordenadores, con objetos para dibujar. Dijo a los niños que se trataba de un ejercicio.

Varios disparos

Una alumna, Lenie Urbina, de nueve años, contó a sus padres que había escuchado a alguien decir: “Las manos en alto, y luego bang, bang, bang”.

El médico forense, Wayne Carver, precisó que los niños y las mujeres asesinadas por Adam Lanza --de 20 años, quien primero mató a su madre en su casa y luego de la masacre se suicidó-- recibieron varios disparos. “Entre tres y 11 en los siete (cuerpos) que examiné personalmente”, dijo durante una conferencia de prensa.

Investigación con buenos elementos

El gobernador de Connecticut, Dan Malloy, dijo a la cadena ABC que el atacante “ingresó a la escuela a los tiros. (Las puertas de) la escuela estaban trancadas. Utilizó un arma para romper el vidrio, y luego ingresó”. Adam Lanza disparó en “varios rounds”, agregó Malloy.

La investigación que se lleva a cabo tanto en la escuela como en la casa del asesino, donde vivía con su madre, permitió encontrar “muy buenos elementos” que “esperamos permitan hacernos una idea completa de cómo y, sobre todo, por qué se produjo todo esto”, dijo el portavoz de la Policía de Connecticut, Paul Vance.

Los investigadores hablaron con la única adulta herida que sobrevivió a la matanza, mientras los cuerpos comenzaron a ser entregados a sus familiares, señaló Vance, al tiempo que alertó sobre la circulación de informaciones falsas en las redes sociales.

Lanza, un enigma

La personalidad de Adam Lanza sigue siendo un enigma. Excompañeros de clase lo describen como alguien tímido, solitario y muy inteligente.

El asesino no dio señales de estar preparando una masacre. Algunos evocaron el síndrome de Asperger, un trastorno de carácter autista, caracterizado por las dificultades para las relaciones sociales. Pero esto no fue confirmado.

De todas las masacres en campus y escuelas de Estados Unidos, el saldo en número de víctimas de este episodio solo fue superado por el de la Universidad Virginia Tech, en 2007, donde 32 personas fueron asesinadas.