• Beirut |
  • |
  • |
  • AFP

El vicepresidente sirio Faruk al Shareh manifestó abiertamente sus divergencia con Bashar al Asad, al pronunciarse ayer por una solución negociada del conflicto en Siria, cuando el presidente ha optado por la vía militar para aplastar a la rebelión armada.

En la capital, los palestinos huían masivamente del campamento de Yarmuk, donde había combates entre los partidarios del régimen y los rebeldes, mientras la aviación bombardeaba los suburbios orientales de la capital, según el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, OSDH, con sede en Gran Bretaña.

En una entrevista al diario libanés prosirio “Al Akhbar”, al Shareh aseguró que los desacuerdos sobre la salida de la crisis en Siria, que ha dejado 43,000 muertos, según el OSDH, alcanzan al más alto nivel del Estado.

“[Asad] no esconde su voluntad de optar por la opción militar hasta la victoria final [y cree que] después, el diálogo político será realmente posible”, indicó al Shareh.

El vicepresidente sunita dice ser partidario de una solución de compromiso. “Ninguna rebelión puede poner fin a la batalla con medios militares. De la misma manera, las operaciones de las fuerzas de seguridad y de las unidades del Ejército tampoco pondrán fin a la batalla”, aseguró.

Según Al Shareh, “Asad tiene todos los poderes del país (...) pero hay opiniones y puntos de vista diferentes en la comandancia siria”, estimó.