• Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • AFP

El triunfo aplastante del chavismo en las regionales venezolanas, que aumentó sus gobernaciones a 20 sobre un total de 23, le coloca en inmejorables condiciones ante la eventualidad de que la salud del presidente Hugo Chávez requiera la celebración de elecciones anticipadas en Venezuela, estiman analistas.

Sin embargo, la cómoda reelección de Henrique Capriles en el estado clave de Miranda, el segundo más poblado, lo consolida como el líder único e indiscutido de la golpeada oposición.

Luis Vicente León, presidente de la firma Datanálisis, opinó a través de Twitter que “una vez conocidos los resultados regionales, se potencia la posibilidad de un nuevo evento presidencial en breve”.

“A menos que Chávez tenga opciones de recuperarse para mandar, el mejor escenario para el chavismo es una elección en breve”, agregó.

“La amplia victoria de ayer en Venezuela tranquiliza al chavismo de cara a unas eventuales nuevas presidenciales”, coincide el politólogo Farith Fraija.

Sin embargo, Fraija desestima que el chavismo haga este tipo de cálculo político para lanzar la sucesión del presidente, recién operado por cuarta vez de cáncer en La Habana.

“Cualquier escenario va a depender de la salud de Chávez y no de un resultado electoral. Si Chávez está en condiciones de asumir, lo hará, si no, no lo hará”, enfatizó.

Los resultados del domingo, en los que el oficialismo le arrebató a la oposición el petrolero Zulia, el turístico Nueva Esparta, el industrial Carabobo y el fronterizo Táchira, son “una muestra rotunda de la capacidad de movilización de las bases del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)” y del “efecto dominó de la victoria presidencial de Chávez”, estimó Fraija.

Oposición desmotivada

“Ellos (el oficialismo) van a buscarte a casa para que votes. La capacidad de movilización fue muy efectiva, sobre todo en momentos de desmotivación de la oposición tras el 7 de octubre”, coincide Carmen Beatriz Fernández, presidente de DataStrategia, quien señala que la abstención del 46% --casi 11 puntos más que en las regionales de 2008--, está compuesta en su mayoría por opositores.

“Chávez puede que esté moribundo, pero estuvo en campaña. La capacidad que tiene de que todo se centre en él siempre le ha dado réditos. Secuestró la agenda de la última semana --antes de las elecciones de regionales de este domingo--, que se centró en la salud presidencial”, asegura esta analista electoral,

Según ella, la atención mediática y de la opinión pública que absorbió Chávez, reelecto en octubre y en el poder desde 1999, “perjudicó a la oposición” y logró darle “cohesión” a un chavismo “desmotivado por la enfermedad presidencial”, y en parte descontento “por algunas designaciones de candidatos a dedo”, que hizo el mandatario en varias regiones, meses antes de las elecciones.

Capriles sigue como opción

Pocos dudan de que con su triunfo en el populoso estado de Miranda (norte), el excandidato presidencial Capriles sale consolidado como único líder opositor y como mejor candidato en unas nuevas elecciones, que deberían ser convocadas en un plazo de 30 días en caso de que Chávez quedara “inhabilitado” para gobernar, como él mismo dijo al nombrar a Maduro su heredero político antes de ir a Cuba.

“Fue un golpe duro para la oposición (perder varios estados), pero se despejan las dudas que pudiera haber en la oposición de cara a unas nuevas presidenciales”, opina la presidenta de DataStrategia en referencia a Capriles. El intento más serio de derrotar a Chávez, en sus casi 14 años de presidencia, tendría pocas posibilidades también de derrotar a Maduro.

“A menos que Chávez tenga opciones de recuperarse para mandar, el mejor escenario para el chavismo es una elección en breve”,

Opositores se abstuvieron

“La abstención del 46% --casi 11 puntos más que en las regionales de 2008-- está compuesta en su mayoría por opositores”, afirma Carmen Beatriz Fernández, Presidenta de DataStrategia