•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El emisario internacional Lakhdar Brahimi fue una vez más incapaz de unir al régimen sirio y a la oposición en torno a su plan de salida de un conflicto que ha dejado más de 45,000 muertos en 21 meses de guerra civil.

Lakhdar Brahimi prevé quedarse hasta el sábado en Damasco para intentar aplicar un plan internacional para salir de la crisis, y luego viajará a Rusia, el más cercano aliado del régimen de Asad.

Hasta ahora, Brahimi no ha logrado de momento el acuerdo de Asad ni el de los principales grupos de oposición, que siguen rechazando cualquier solución que no pase por la salida del presidente.

Siria 45,000

El diplomático argelino se había entrevistado el 6 de diciembre con los jefes de las diplomacias estadounidense y rusa, Hillary Clinton y Sergueï Lavrov, sobre un posible plan de salida de crisis en Siria.

Según informaciones publicadas el lunes por el diario francés Le Figaro, existiría un acuerdo entre rusos y estadounidenses para constituir un gobierno de transición manteniendo a Bashar Al Asad hasta el fin de su mandato en 2014, pero con la imposibilidad de que se vuelva a presentar al cargo.

Rebeldes rechazan propuestas

Por su lado, los rebeldes también rechazaron las “soluciones propuestas por Brahimi” e insistieron en que Asad y todos los responsables políticos, militares y de seguridad deben dejar el poder”, indicaron los comités locales de coordinación, LCC.

Además, intensos combates opusieron el martes por la noche a rebeldes y a combatientes de los “comités populares” prorrégimen en el campo palestino de refugiados de Yarmuk, en Damasco, afirmó la misma fuente.

El martes, según esta ONG, los enfrentamientos en todo el país habían dejado 149 muertos, entre ellos 65 civiles.

En el ámbito internacional, Emiratos Árabes Unidos, país petrolero del Golfo, expresó ayer su apoyo a una transición en Siria que no esté basada en criterios confesionales.

En fin, Turquía se declaró dispuesta a reanudar sus exportaciones de electricidad hacia Siria, pese a las divergencias que oponen a ambos países, según anunció el ministro turco de Energía, Taner Yildiz.

Las consecuencias

Desde el inicio de la rebelión contra el régimen de Bashar Al Asad, en marzo de 2011, los enfrentamientos han dejado 45,048 muertos, entre ellos más de 31,544 civiles, según esta ONG.

El número de soldados muertos asciende a 11,217, y el de desertores a 1,511, precisó esta ONG, radicada en el Reino Unido y que se basa en una amplia red de activistas y de fuentes médicas en los hospitales civiles y militares del país

Pero estos balances no incluyen a los miles de desaparecidos en detención ni a la mayoría de los “shabihas” (milicianos prorrégimen) muertos.

“Además, ni los rebeldes ni el Ejército revelan el número exacto de muertos en sus filas para no desmoralizar a las tropas”, explica el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.