elnuevodiario.com.ni
  •   Morelia, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 16 policías municipales de Michoacán, oeste de México, renunciaron tras recibir amenazas de grupos delictivos de ese estado y su vecino Jalisco, informó este viernes una fuente oficial, luego de que el fin de semana se registraron 24 muertes en la región por enfrentamientos.

"El presidente municipal de Briseñas nos pidió apoyo al estado y a la federación para que reforzáramos la seguridad en ese municipio, pues ocho elementos han renunciado a las filas de la policía y el municipio se había quedado" sin agentes, dijo a la AFP el subsecretario de Seguridad Pública de Michoacán, quien por razones de seguridad se negó a proporcionar su identidad.

Además, el alcalde de "Marcos Castellanos nos comentó que también ocho de sus elementos desertaron y que el número de policías no alcanzaba a cubrir la seguridad de aquella región", precisó.

Al menos 24 muertes fueron registradas en la región entre el viernes y el lunes pasados, 11 en Michoacán y 13 en Jalisco, durante diferentes hechos violentos presuntamente perpetrados por bandas del crimen organizado y cárteles de droga.

La madrugada del  pasado martes, una fuente oficial informó de otro enfrentamiento en el poblado de Pihuamo, Jalisco, y aunque la prensa local mencionó un posible saldo de 15 muertos, las autoridades no se han pronunciado al respecto hasta el momento.

La Secretaría de Seguridad Pública confirmó la instalación de un cuerpo de seguridad mixto en la región, conformado por militares, policías federales, estatales y municipales para que refuercen la seguridad en los municipios colindantes entre Michoacán y Jalisco.

En la frontera de estos dos estados, el cártel Los Caballeros Templarios se enfrenta con Nueva Generación por el control de actividades criminales como narcotráfico, secuestro y extorsión.

La lucha militarizada en México contra el crimen organizado y las disputas de los cárteles dejaron más de 60.000 muertos en los últimos seis años, según recuentos de prensa.

El presidente Enrique Peña Nieto, que asumió el cargo el 1 de diciembre, ha dicho que el ejército permanecerá en las calles, pero también anunció la creación de una gendarmería capacitada y profesional para enfrentar al crimen organizado.