elnuevodiario.com.ni
  •   Bagdad, Irak  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Miles de suníes salieron hoy en varias protestas en distintos puntos de Irak para protestar contra la discriminación que consideran que sufren por parte del Gobierno del primer ministro, el chií Nuri al Maliki.

Las manifestaciones, que comenzaron después de la oración musulmana de este viernes, fueron organizadas en las provincias de Nínive, Salahedín y Kirkuk, al norte de Bagdad, y en Al Anbar, al oeste de la capital.

Cientos de personas salieron en el barrio de mayoría suní de Azamiya, en el norte de Bagdad, para participar en las protestas de la jornada bautizada como "Viernes de la resistencia".

Los participantes en las concentraciones llevaban pancartas en las que se podía leer "Los suníes y los chiíes son hermanos, y esta patria no la vendemos" y "Los suníes y los chiíes son hermanos en el mismo país".

Asimismo, corearon eslóganes en los que pidieron la caída del régimen y rechazaron el desempleo, la carencia de servicios básicos y la falta de igualdad a la hora de acceder a trabajos gubernamentales, ya que los suníes se consideran marginados de los puestos en el Estado.

Otras de sus reivindicaciones son la liberación de los detenidos sin cargos, la suspensión de sentencias de condena a muerte, la anulación de la ley antiterrorismo y la prohibición del uso de eslóganes religiosos y los arrestos arbitrarios.

Bajo todas estas reclamaciones subyace el sentimiento de los suníes de que son discriminados por el Gobierno, ya que creen que la norma antiterrorista se emplea contra ellos y denuncian que hay detenidos de este credo sin cargos en las cárceles iraquíes.

Las concentraciones, que comenzaron hace diez días, empezaron en la provincia de Al Anbar y se extendieron a otras regiones, tras la detención el pasado día 20 de varios guardaespaldas del ministro de Finanzas, Rafea al Isaui, miembro de la coalición opositora Al Iraqiya, de tendencia laica e integrada por líderes suníes y chiíes.

Al Maliki ha reconocido la legitimidad de algunas de las demandas de los manifestantes suníes y se ha comprometido a atenderlas personalmente.