•   Nueva Delhi, India  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El caso de los presuntos autores de la violación colectiva de una estudiante en Nueva Delhi podría pasar este sábado a otro tribunal con poderes para realizar un procedimiento rápido, mientras el novio de la víctima, testigo de la agresión, declaró por primera vez que no pudo salvarla.

Esta mujer de 23 años murió el 29 de diciembre en un hospital de Singapur después de luchar durante 13 días entre la vida y la muerte.

Seis sospechosos fueron arrestados y la policía inculpó formalmente a cinco hombres, de 19 a 35 años, de secuestro, violación y asesinato durante una primera audiencia, el jueves pasado, ante el tribunal del distrito de Saket, en el sur de la capital.

Un sexto presunto autor, que alega ser menor de edad, fue sometido a exámenes óseos para verificar que realmente tiene 17 años, antes de ser llevado a un tribunal de menores.

El tribunal de Saket iba a celebrar este sábado una segunda audiencia para transferir el caso a una corte que permita un proceso rápido.

Este caso ha conmocionado profundamente al país, dando lugar a numerosas manifestaciones para que las mujeres estén más protegidas en una sociedad terriblemente machista.

El novio de la víctima, un ingeniero informático de 28 años, salió por primera vez de su silencio el viernes.

En una entrevista otorgada a la AFP, relató la "crueldad" de los atacantes y su dolor porque no pudo salvarla.

"¿Qué puedo decir? No se debería ver nunca más la crueldad que yo vi. Traté de luchar contra los hombres, pero después les supliqué una y otra vez que la dejasen", declaró por teléfono desde Gorajpur, una ciudad de Utar Pradesh (norte), donde viven sus padres.

Luego de salir de un cine y de tratar infructuosamente de tomar un rickshaw, los dos jóvenes subieron a un autobús habitualmente utilizado para llevar a escolares, pero que estaba ocupado por un grupo de hombres que tomaron el vehículo para "un paseo nocturno".

Una vez en el interior, él fue agredido mientras que su novia fue violada repetidamente y agredida sexualmente con una barra de hierro oxidada, y luego lanzada desnuda afuera del autobús.

La policía inició el sábado diligencias contra un canal de televisión por haber difundido una entrevista con el novio de la víctima, afirmando que la identidad de la joven podía ser conocida después de ese testimonio. La ley india estipula que las víctimas de una violación deben ser protegidas por el anonimato.