•   Roma  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Benedicto XVI afirmó ayer que “el valor de contradecir las orientaciones dominantes es hoy especialmente acuciante para un obispo. Él ha de ser valeroso” y que ante el “agnosticismo imperante” debe “enfrentarse a los criterios” de sus opiniones, “a los que no nos sometemos”.

El Papa presidió la misa de Epifanía en la que también ordenó obispos a cuatro monseñores, entre ellos a su secretario particular y prefecto de la Casa Pontificia, Georg Gänswein.

El Papa, ataviado con la capa, mitra y báculo dorados, fue trasladado en una plataforma móvil empujada por dos asistentes hasta el altar mayor donde ofició la ceremonia, a la que asistieron las principales autoridades de Italia, entre ellas, el primer ministro saliente, Mario Monti con su mujer, Elsa.

Preocupado por agnosticismo       

El papa Raztinger siguió la tradición iniciada por el beato papa Juan Pablo II, de la ordenación episcopal de cuatro sacerdotes en el día de la fiesta de la Epifanía.

En la homilía aseveró que “el agnosticismo ampliamente imperante hoy tiene sus dogmas y es extremadamente intolerante frente a todo lo que lo pone en tela de juicio y cuestiona sus criterios”.

El papa Raztinger insistió que, ante ello, el obispo ha de ser valeroso. Y ese valor o fortaleza “no consiste en golpear con violencia, en la agresividad, sino en el dejarse golpear y enfrentarse a los criterios de las opiniones dominantes”.

Después de la homilía, el Papa celebró la ordenación episcopal concelebrada junto al secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone y el prefecto de la Congregación para la Educación Católica, cardenal Zenon Grocho.

Nombra a nuncio para Nicaragua

El papa Benedicto XVI nombró obispo al nuncio apostólico en Guatemala, monseñor Nicolas Henry Marie Denis Thevenin; al nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Fortunatus Nwachukwu; a monseñor Vincenzo Zani, Secretario de la Congregación para la Educación Católica, y a su secretario particular y nuevo prefecto de la Casa Pontificia, Georg Gänswein.