•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

La patronal venezolana Fedecámaras afirmó el martes que la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que avaló el retraso de la asunción del presidente Hugo Chávez, y la continuidad del Gobierno que finalizaba funciones el 10 de enero ha generado “una grave incertidumbre e inestabilidad” en el país.

La decisión del Supremo “que, a nuestro juicio, obedece a intereses particulares, contiene múltiples inconsistencias sobre las cuales se han emitido diversas opiniones y posiciones, todo lo cual, ha generado una grave incertidumbre e inestabilidad en la vida política y económica del país”, indicó el presidente de Fedecámaras, Jorge Botti.

Al dar lectura a un comunicado de la patronal, Botti recordó el carácter vinculante del fallo emitido por el TSJ el pasado 10 de enero, pero reclamó que “la temporalidad que genera la referida sentencia debe ser aclarada a objeto de evitar la profundización de la crisis”.

Botti señaló “la afectación” existente de la producción y el abastecimiento de bienes y servicios, así como del empleo, y afirmó que existe “la urgente necesidad de atender los crecientes desequilibrios presentes”.

“Nos encontramos en un momento de apremio que requiere sin demora la adopción de decisiones económicas racionales y sensatas estrictamente apegadas al ordenamiento legal”, advirtió.

Manifestó su condena a “cualquier situación de acaparamiento u otras prácticas económicas restrictivas al comercio o contrarias a la ley”, pero subrayó que “la inseguridad, la inestabilidad, la incertidumbre y las erradas políticas económicas son las verdaderas causas de la escasez y de la inflación”.

Botti expresó la predisposición de la patronal a ejecutar acciones mancomunadas entre Gobierno, sector empresarial y laboral, para “revertir el creciente deterioro que presentan los medios de producción, la infraestructura y los mecanismos de abastecimiento”.

Opositores denuncian desde cuba

La oposición venezolana acusó al Ejecutivo de gobernar desde Cuba bajo la influencia de los hermanos Castro, mientras el oficialismo defiende que los habituales viajes de la cúpula chavista a La Habana son para informar y recibir instrucciones del convaleciente presidente Hugo Chávez.

“El gobierno venezolano se muda a La Habana para tomar decisiones, y no con el presidente, porque evidentemente él no está en facultades de participar en esas reuniones, sino con los hermanos (Fidel y Raúl) Castro”, criticó el lunes el opositor Leopoldo López, del partido Voluntad Popular, miembro de la coalición Mesa de la Unidad Democrática, MUD. “Para nosotros esto es una injerencia y un irrespeto a la soberanía nacional”, añadió López.

“Es una ofensa”, riposta Maduro

Pero el oficialismo niega de plano las críticas. “Hay quienes dicen que nosotros somos una colonia de Cuba. Realmente es una ofensa contra Cuba y contra Venezuela”, declaró este martes el vicepresidente Nicolás Maduro, defendiendo que ambos países han luchado siempre por su independencia.

 

Jaua, nuevo canciller

El mandatario venezolano, Hugo Chávez, hospitalizado en Cuba, nombró como nuevo Ministro de Relaciones Exteriores, al ex vicepresidente Elías Jaua, de 43 años, informó este martes el vicepresidente Nicolás Maduro ante el Parlamento.

“El presidente de la República acaba de asignar ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores al compañero Elías Jaua Milano, y, además, vicepresidente político de gobierno”, dijo Maduro, quien la noche del lunes regresó de Cuba tras visitar a Chávez. Hasta el momento, Maduro, nombrado vicepresidente en octubre, ejercía también como canciller desde 2006.

En los comicios regionales del 16 de diciembre para gobernador del Estado de Miranda (norte), Jaua perdió ante el líder opositor Henrique Capriles Radonski, quien en octubre había sido derrotado a su vez por Chávez en las presidenciales.

Jaua es una de las figuras más cercanas al mandatario, quien hace más de un mes se sometió a una cuarta cirugía contra el cáncer, en La Habana.