•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La economía china registró en 2012 su menor expansión en una década, al crecer el 7.8%, aunque el repunte del 7.9% del último trimestre allana el camino para consolidar la recuperación durante este año.

“Por encima de todo, la economía se ha estado estabilizando”, aseguró ayer la Oficina Nacional de Estadísticas, en una rueda de prensa en la que desveló las esperadas cifras económicas.

Pese a que el dato está muy por debajo del 9.3% de crecimiento que la segunda economía mundial registró en 2011, y aún más lejano del 10.4% alcanzado en 2010, se encuentra por encima del 7.5% fijado por el régimen comunista en marzo del pasado año.

Entonces, durante la celebración anual de la Asamblea Popular, el Gobierno redujo la expectativa de crecimiento del 8% a un más factible 7.5% y, ante la debilidad financiera de sus principales socios comerciales (la UE y EE.UU.), anunció su intención de impulsar la demanda interna.

El aumento del 7.9% a ritmo anual registrado en el último trimestre rompe la dinámica de declive de los siete trimestres previos, un repunte que la Oficina adjudica a las medidas de estímulo dictaminadas por el Gobierno durante 2012.

“Las medidas de estímulo introducidas desde comienzos de año han dado resultados y han ayudado a invertir la dinámica y estabilizar el crecimiento”, aseveró en un comunicado distribuido por la Oficina Wang Jun, analista del Centro de Intercambios Económicos, un influyente centro de estudios ubicado en Pekín.