•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Cables combinados

El Vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió ayer respeto para el Jefe de Estado, Hugo Chávez, y para su familia, especialmente para sus hijas, tras asegurar que “la burguesía apátrida” tiene una guerra psicológica contra el Gobierno y difunde informaciones falsas.

“Ellos todos los días están en una guerra sucia contra nuestro pueblo, es lo que llaman guerra psicológica (...) no respetan, nosotros le decimos a la burguesía apátrida: Respeten al presidente Chávez, se meten hasta con las hijas del presidente Chávez”, dijo Maduro durante una actividad de calle transmitida por el estatal VTV.

Chávez se mantiene hospitalizado en Cuba tras haber sido sometido a una intervención quirúrgica el pasado 11 de diciembre, y con él se encuentran sus hijas.

Maduro acusó a la oposición venezolana de difundir “una foto falsa de una de las niñas de las hijas del comandante Chávez, una foto falsa y la hicieron correr por el mundo”.

En este sentido exigió que “no se metan con el comandante”, y pidió: “Métanse con nosotros, métanse con el pueblo, pero no se metan con Chávez, no se metan con sus hijas”.

Chávez sigue vivo

El Ministro de Comunicación de Venezuela, Ernesto Villegas, reiteró el pasado viernes que Chávez “está vivo y está dando una batalla” y aseguró que el Gobierno venezolano seguirá informando sobre la salud del Jefe de Estado, en la medida que surjan novedades.

Maduro, por su parte, declaró el jueves a Efe, que Chávez está “muy consciente de todas las fases por las que ha pasado en el posoperatorio”, que el tratamiento se centra en superar los “estragos de la insuficiencia respiratoria” y que “toda la fase de infecciones ha sido controlada”.

 

Rezan por Chávez

Un grupo de dominicanos celebró ayer en la ciudad de Higüey (este) una vigilia y oró en el santuario de la Virgen de la Altagracia, por la recuperación de la salud del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, recluido en Cuba luego de una cuarta operación de cáncer.

Los peregrinos partieron el viernes de Santo Domingo en varios autobuses, pernoctaron en la ciudad San Pedro de Macorís (este) y arribaron hoy tras varios kilómetros de caminata, a la basílica de Higüey, donde oraron ante la imagen de la Virgen, madre espiritual de los dominicanos, a la que el lunes venidero le rendirán veneración.