•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La cercanía del Año Nuevo chino, la fecha más importante del calendario en este país y cuya tradición obliga a regresar al hogar sea como sea para celebrarlo con la familia, ha disparado las ventas de artilugios que prometen hacer menos fatigosos los larguísimos trayectos en tren.

Aunque el Año Nuevo no llegará hasta el 10 de febrero, muchos residentes fuera del hogar ancestral ya preparan su viaje, que en la mayoría de los casos ocurrirá en tren -el medio de transporte más asequible-, bien sea en una confortable litera o en los incómodos "asientos duros".

Dadas las largas distancias en China, que pueden hacer que un trayecto en tren para regresar a casa pueda prolongarse más de veinte horas, los viajeros se han lanzado a los portales de venta por internet para hacerse con alguno de los inventos que se han dado en llamar precisamente "utensilios para el asiento duro" (yingzuobao, en mandarín).

Por un precio entre los 16 y los 32 dólares, estos artilugios pueden sostener la cabeza, el mentón, y el pecho del pasajero para que éste disfrute de un retorno a casa lo más descansado posible.

Los portales de venta en línea chinos, como taobao -uno de los más populares en el país-, suman más de 42 tiendas con más de 300 de estos artilugios, donde se les publicita como "utensilios mágicos para viajar en la Fiesta de Primavera" (otro nombre con el que se designa al año nuevo chino).

Durante las festividades por el Año Nuevo chino, que este año darán comienzo al Año de la Serpiente, el número de desplazamientos por tierra y mar aumentan drásticamente, lo que en años pasados ha causado caos y frustración por la falta de billetes para viajar.

Desde inicios de enero, millones de ciudadanos chinos, especialmente estudiantes e inmigrantes, se hacinan en las estaciones de trenes, el medio de transporte más barato, para conseguir un pasaje de regreso a casa, aunque muchos sólo logran comprar billetes de asientos duros o inclusive "sin asiento".

Durante los 40 días de temporada alta por las celebraciones del Año Nuevo Lunar chino el año pasado se produjeron un total de 3.092 millones de desplazamientos por tierra y mar, según las cifras oficiales.