elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN EFE

Las fuerzas de seguridad de Guatemala desarticularon a una banda del crimen organizado, integrada por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), dedicada a realizar asaltos, secuestros y "tumbe" (robo) de drogas, informaron hoy fuentes oficiales.

"La banda fue desarticulada como resultado de una investigación de varios meses en la que se lograron reunir suficientes medios de prueba", dijo a Acan-Efe una portavoz del ministerio guatemalteco del Interior.

La noche de este domingo, las autoridades capturaron en la sede de la Dirección General de la PNC a nueve integrantes de esa institución, todos integrantes de la Unidad de Delitos contra la Vida, por orden de un juez de mayor riesgo.

La fuente precisó que esta banda está implicada en al menos cinco casos de secuestro, más de una decena de robos y asaltos a mano armada, "varios de ellos cometidos utilizando los uniformes de la institución".

También son señalados de "tumbar" (robar) cargamentos de drogas a grupos de narcotraficantes, la cual posteriormente vendían o distribuían a otros grupos criminales.

Los detenidos, que son señalados de los delitos de secuestro, robo agravado, abuso de autoridad y asociaciones ilícitas, comparecerán en las próximas horas ante el juez que ordenó las capturas para que ofrezcan su primera declaración.

El ministro guatemalteco del Interior, Mauricio López Bonilla, dijo a los periodistas que las capturas forman parte "del proceso de depuración institucional", y que fueron posibles "gracias al trabajo conjunto de la Inspectoría de la PNC y el Ministerio Público".

Los capturados fueron identificados como el inspector Miguel Pineda Cordón; y los agentes Elder Ramírez, Armando Muñoz García, Noe Sánchez, Otto Tobar, César López Boche, Edwin Vargas Díaz, Fredy Joaquín Mutzuma Cornel y Oscar García.

Las autoridades han reconocido que la PNC es una de las instituciones más corrompidas del Estado guatemalteco, debido a que ha sido infiltrada por grupos del crimen organizado.

Desde su fundación, en 1997, más de 10.000 de sus agentes han sido expulsados por sus supuestos vínculos con organizaciones delictivas, pero solo menos de 1.500 han sido llevados ante la justicia.