•  |
  •  |
  • END

Pekín / AFP
Un incendio en una discoteca en Shenzhen, en el sur de China, al parecer desatado por fuegos artificiales en el interior del recinto, costó la vida a 43 personas y dejó 51 heridos, informó este domingo la agencia de prensa oficial Nueva China.

El incendio se declaró hacia las 23H00 del sábado (15H00 GMT) en el club "Dance King", de Shenzhen, una localidad limítrofe con Hong Kong, anunció la agencia.

"Según una investigación preliminar, el accidente fue causado por fuegos artificiales disparados en el club, lo que provocó un incendio", indicó otra agencia de prensa china, la semioficial China News Service. El elevado balance de víctimas se debería a que la multitud debió tomar un pasaje estrecho para escapar, precisó Nueva China.

"Sólo había un pasaje estrecho, de diez metros de largo. Mucha gente fue herida en la estampida", indicó la agencia, citando a un empleado, Yang Zhi, que resultó herido en el cuello. De los heridos, 51 estaban hospitalizados y en estado estable, agregó.

Unas 900 personas estaban en la discoteca cuando estalló el incendio, informó Sohu.com, que citaba a medios locales. La televisión estatal retransmitió el domingo imágenes que mostraban a los policías investigando en el lugar del incendio.

Varias fotografías publicadas por la prensa en internet mostraban a muchas personas, probablemente familiares de las víctimas en estado de conmoción. Las autoridades dieron señales de temer desbordes hostiles de la población y de las familias de las víctimas.

El secretario del Partido Comunista (en el poder en China) de la región de Guangdong, Wang Yang, pidió a las autoridades que se "tranquilizara" a las familias y se mantuviera "la estabilidad social", indicó China New Service. Wang Yang también ordenó localizar lo antes posible a los responsables de la tragedia y reforzar los medios para tratar a los heridos.

Sistemas eléctricos defectuosos
Las tragedias originadas en incendios son frecuentes en China y se deben principalmente a sistemas eléctricos defectuosos, a instalaciones de calefacción en mal estado o a productos peligrosos almacenados en condiciones y lugares inapropiados. En muchos siniestros también se han descubierto fallos en las medidas de seguridad.

En 2007 se produjeron en China 159.000 incendios que dejaron 1.418 muertos y 863 heridos, según datos oficiales. En 2000 murieron 311 personas en una discoteca de la ciudad de Luyang (centro).

Asimismo, el pasado mes de octubre un incendio en un taller de zapatos de la provincia de Fujian, en el sureste del país, había dejado 37 muertos y unos veinte heridos. China Nueva había afirmado que la fábrica no tenía licencia.

El día de Navidad del año 2006 otro incendio cobró la vida de 26 personas en una cafetería que estaba abierta ilegalmente en las afueras de Zhongshan, en la provincia de Guangdong.