•   LA PAZ  |
  •  |
  •  |
  • AP

La negociación entre el gobierno y la oposición para buscar una salida a la crisis política ingresó en un cuarto intermedio hasta el jueves y el vicepresidente Alvaro García advirtió el lunes que el ''diálogo no puede ser indefinido''.

Las partes resolvieron reanudar las conversaciones el jueves cuando el presidente Evo Morales regrese desde Nueva York, donde asistirá esta semana a la asamblea de las Naciones Unidas.

García dijo en una rueda de prensa que el gobierno ''no va a permitir que minorías regionales bloqueen la nueva Constitución'', y atribuyó a los opositores la falta de un acuerdo y dijo que el ''diálogo no puede ser indefinido''.

Señaló que un gran acuerdo de reconciliación nacional pasa por ''flexibilizar el proyecto de Constitución incorporando las autonomías'', lo que el gobierno aceptó sin que haya encontrado igual apertura de los opositores, según dijo.

El proyecto constitucional que impulsa Morales y que promueve la reelección presidencial fue el obstáculo mayor para alcanzar acuerdos, reconocieron las partes la madrugada del lunes al cabo de cuatro días de deliberaciones con la presencia de observadores internacionales.

El aparente estancamiento amenaza activar la crisis ante el anuncio de organizaciones campesinas afines al gobierno de continuar con bloqueos de carreteras y una marcha hacia la capital de Santa Cruz, en el oriente, bastión de la oposición.

Miles de campesinos permanecen en las carreteras de esa región, muchos de ellos portan armas y anunciaron que llegarán hasta Santa Cruz para defender la democracia y el proyecto constitucional, según dijo uno de los dirigentes, Fidel Surco.

El prefecto opositor Rubén Costas aseguró que ''no responderá a la provocación'' de los sectores oficialistas.

El agravamiento de la confrontación precipitó en el mes violentas protestas opositoras en cuatro regiones que promueven su autonomía dejando 15 muertos y 37 heridos.

Los prefectos (gobernadores opositores) reclaman que su propuesta de autonomía plena sea incorporada en el nuevo texto constitucional pero, además, exigen revisar otros capítulos del proyecto de constitución.

Morales descartó el domingo revisar todo el texto porque eso significaría ''desconocer el trabajo de la Asamblea Constituyente'' y adujo que la propuesta de la oposición busca dilatar las negociaciones.

''Su estrategia ha sido siempre ampliar las negociaciones y no acordar nada, eso pasó en la Asamblea Constituyente'', dijo el mandatario en un rueda de prensa el domingo en Cochabamba, al centro de Bolivia donde se desarrollaron las conversaciones.

Morales tenía la pretensión de aprobar un acuerdo general el fin de semana que ratifique la convocatoria a referendo constitucional para aprobar o rechazar el texto.

En cambio el prefecto de Tarija, Mario Cossío, que hace de portavoz de la oposición explicó que ''los prefectos no pueden garantizar la convocatoria a referendo porque esa es tarea del Congreso Nacional'', pero señaló que las negociaciones deben continuar porque hay avances en otros temas.