•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AP

Barack Obama y John McCain expresaron dudas sobre el plan de rescate financiero del gobierno de George W. Bush y exigieron el establecimiento de condiciones que podrían frenar una eventual aprobación rápida del mismo en el Congreso.

Cuando quedan menos de seis semanas de la campaña por la presidencia, los candidatos se preparan para su primer debate el viernes, un enfrentamiento en torno a la política exterior y la seguridad nacional. Esas cuestiones, a pesar de las guerras en Irak y Afganistán, han quedado relegadas a un segundo plano ante la ansiedad de los votantes sobre la economía estadounidense, que se encuentra en medio de una crisis financiera nunca vista desde la Gran Depresión de la década de 1930.

McCain, quien hace apenas una semana dijo que la economía se encontraba bien en lo fundamental, ahora afirma que el sistema financiero enfrenta una importante crisis. Sin embargo, advirtió que no hay que darle demasiadas atribuciones al secretario del Tesoro, Henry Paulson.

''Nunca antes en la historia de nuestra nación tanto poder y dinero ha estado concentrado en manos de una sola persona. Este arreglo me incomoda bastante'', dijo McCain ante una audiencia de electores de ascendencia irlandesa en Pensilvania, un estado crucial en la contienda por la Casa Blanca.

''No podemos resolver un problema causado por mala supervisión con un plan que no tiene supervisión alguna'', dijo.

McCain elogió a Paulson y dijo que habló varias veces con él durante el fin de semana. Pero de todas formas el candidato presidencial republicano expresó la necesidad de establecer una junta bipartidista para supervisar el propuesto plan de rescate, encabezada por Warren Buffet u otro dirigente empresarial reconocido.

McCain también le pidió al Congreso que actúe con celeridad y trabaje con el gobierno para recuperar la estabilidad en el sistema financiero. En ese sentido, apuntó que cualquier acción que se emprenda debe permitirle a la gente conservar sus casas y evitar que los ejecutivos de Wall Street se beneficien de un plan de rescate financiado por los contribuyentes.

Previamente, en declaraciones a la televisora NBC, McCain dijo que ''nos encontramos en medio de la crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial'', y agregó que a pesar de la enorme deuda nacional él no incrementará los impuestos si es electo presidente.

En Green Bay, Wisconsin, el demócrata Obama habló sobre diversos temas. Con relación al plan de rescate, dijo que ''no podemos darle a Washington un cheque en blanco, sin supervisión ni responsabilidades, cuando fue la falta de supervisión y responsabilidades lo que nos metió en este problema''.

Prometió reducir los gastos del gobierno en contratistas privados en un 10%, en un esfuerzo por reducir costos y ayudar a la economía. Como ejemplo mencionó a la empresa Haliburton, la empresa de servicios petroleros que obtuvo millones de dólares en contratos que el gobierno le dio en Irak y que no estuvieron sometidos a licitación. El vicepresidente Dick Cheney estuvo a cargo de la firma de éstos antes de ingresar al gobierno de Bush.

''La única forma en que podemos hacer esto sin dejar a nuestros hijos con una deuda todavía mayor es si Washington empieza a responsabilizarse por cada moneda de diez centavos que gasta'', dijo Obama.
     

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus