•   Beijing, China  |
  •  |
  •  |
  • AP

El director de la agencia encargada de supervisar la calidad de los productos en China renunció el lunes, a raíz del escándalo con leche en polvo contaminada que ha afectado a casi 53.000 bebés.

La agencia noticiosa oficial Xinhua dijo que Li Changjiang renunció como director de la Administración General de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena, con la aprobación del gabinete de China. Al frente de la oficina fue designado Wang Yong.

La oficina se encarga de asegurar que la cadena de abastecimiento de China sea segura. La renuncia de Li se registró luego que se encontró melamina industrial en leche en polvo y en otros productos de 22 empresas lácteas de China. La ingestión de melamina industrial causa cálculos biliares y fallas renales.

El caso representa una vez más el colapso del sistema de seguridad en los alimentos del país, apenas un año después de otra reestructuración vasta.

Aunque Xinhua sólo dijo que Li renunció luego que miles de bebés enfermaron por beber leche contaminada, la vasta naturaleza de la crisis refleja un colapso en el sistema de supervisión de la industria láctea.

Hace apenas un año, el sistema de seguridad en los productos en China fue reestructurado con nuevas regulaciones en un intento por restablecer la vapuleada confianza del público a nivel local e internacional. Entre los productos que debieron ser sacados del mercado figuraron pasta dental contaminada, neumáticos deficientes y otros bienes de consumo.

Para demostrar que el gobierno de Beijing intentaba mejorar la seguridad de los productos, se ordenó la ejecución del jefe de la agencia de alimentos y medicamentos.

El funcionario había sido condenado por aceptar sobornos a cambio de permitir el ingreso al mercado interno de remedios falsificados, pero la última crisis indica que los problemas no han sido resueltos.