elnuevodiario.com.ni
  •   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un activista egipcio, caído en coma días después de su detención por parte de la Policía, murió este lunes, anunciaron el ministerio de Sanidad y su partido, suscitando un nuevo escándalo por la brutalidad de la fuerza pública.

Mohamed al Guindi, de 28 años, fue dado por desaparecido el 25 de enero, día en que participó en una manifestación con motivo del segundo aniversario de la revuelta que derrocó al presidente Hosni Mubarak en 2011.

Según el ministerio de Sanidad, una ambulancia lo condujo a un hospital de El Cairo el 28 de enero, tres días después de su desaparición, en estado inconsciente y con una hemorragia interna.

La madre de la víctima, Samia, contó a la cadena satelital privada An Nahar que el militante fue llevado a un centro de la Policía, donde según activistas detenidos con él y luego liberados, fue torturado.

“Murió como consecuencia de la tortura”, anunció su partido, Corriente Popular, en un comunicado.

Según un informe médico preliminar, citado por activistas, Mohamed al Guindi fue golpeado con objetos contundentes y le partieron varias costillas. También se le aplicaron descargas eléctricas.

En las redes sociales circularon fotografías del militante en una cama, con el rostro destrozado. Los activistas lo presentan como el nuevo Jaled Said, un egipcio golpeado y muerto a manos de la Policía en 2010, y convertido desde entonces en un símbolo.