•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El euro no está sobrevaluado y los tipos de cambio no deberían usarse para formentar la competitividad, aseguró el gobierno alemán este miércoles, rechazando el llamamiento de Francia para controlar la actual subida de la moneda única europea.

"El gobierno alemán está convencido de que el euro (...) no está sobrevaluado actualmente", dijo el portavoz del gobierno alemán Steffen Seibert a la prensa.

"Lo que vemos actualmente es un aumento del valor del euro que es una reacción a la gran depreciación provocada por la crisis de la eurozona", dijo Seibert.

Poco antes, el ministro de Economía francés, Pierre Moscovici, había dicho que un euro sobrevaluado daña al crecimiento económico por lo que este asunto debería ser analizado por los ministros de Economía de la eurozona y por el G20, que agrupa a las economías más avanzadas del planeta.

Moscovici aseguró que si la apreciación reciente del euro se mantiene a lo largo de un año, repercutirá en un 0,3% en el crecimiento económico de Francia.

Sin embargo, Berlín no ve en ello ninguna señal de alarma.

Vuelve confianza

La última revaluación del euro "muestra que está volviendo la confianza de los mercados financieros en el euro, lo que no es está mal", dijo Seibert.

Alemania considera que el nivel de cambio refleja los fundamentales económicos "y un cambio flexible es la mejor forma de lograrlo", agregó.

"Sólo puedo decir que el G8 y el G20 por separado acordaron que es sensato que los mercados fijen el tipo de cambio", sostuvo.

Pero Moscovici aseguró que si bien es cierto que la revaluación del euro se explica en parte por el alejamiento de los peligros de la crisis de la eurozona, también juega un papel la política monetaria de algunos países.

Por ello, considera que es "legítimo" discutir con los ministros de Economía europeos cuál podría ser el valor justo para el euro y cómo conseguirlo.

Seibert reconoció que el asunto sin duda será discutido, pero "en nuestro punto de vista, la política de control de cambios no es una herramienta apropiada para fomentar la competitividad".

"Los efectos de cosas como una devaluación tiende a ser de corto plazo. No la puedes usar para fomentar duraderamente la competitividad", dijo Seibert.

Caprichos del mercado

Un día antes, el presidente francés, François Hollande, había dicho que el valor del euro no se podía dejar en manos de los caprichos del mercado.

Hollande aseguró en el Parlamento Europeo en Estrasburgo que la moneda única debe tener una política de cambio ya que de lo contrario lo determinarán los mercados y no corresponde con su verdadera posición competitiva.

El euro se ha revalorizado considerablemente en los últimos meses a medida que la eurozona parece haber superado sus problemas, que amenazaron a la propia supervivencia de la moneda única.

El viernes, el euro llegó a valer 1.3711 dólares, un nivel que no se veía desde mediados de noviembre de 2011, lo que hace temer que afecte a las exportaciones en un momento en que la economía europea se debate para salir de la recesión.

Durante varios meses algunos países emergentes han criticado que la política monetaria de los bancos centrales, mediante la inyección de liquidez en sus propias economías, tiende a afectar a sus divisas y a devaluarlas.

Los analistas dicen que la política del Banco Central Europeo está dando señales de menor flexibilidad y éste es un factor que empuja al alza al euro.