elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La costa noreste de Estados Unidos se preparaba para la llegada de una nueva poderosa tormenta de invierno, con vientos de entre 100 y 120 km/hora y nevadas que causarían problemas de suministro de energía y transporte.

"Se espera que una gran tormenta de invierno impacte el noreste y Nueva Inglaterra en la noche del viernes al sábado", indicó el servicio meterológico nacional estadounidense en su boletín de este jueves por la mañana.

"Se pronostican nevadas de 30 a 60 centímetros desde el área de la ciudad de Nueva York hasta Maine (noreste), con posibles cantidades más importantes en ciertos lugares. Esto, sumado a vientos de hasta 100 a 120 km/hora, tendrán un impacto significativo en el transporte el suministro de energía", agregó.

La tormenta podría traer además inundaciones en zonas costeras de Boston (Massachusetts) hacia el noreste, según el alerta difundido por el servicio meteorológico.

La temperatura se situará por debajo de las marcas medias para la época en Nueva Inglaterra, advirtió la misma fuente.

La llegada de la nueva tormenta coincide con el 35 aniversario de la Ventisca de 1978, que mató a 99 personas, destruyó unas 2.000 viviendas y paralizó por una semana al este de Massachusetts y el norte de Rhode Island.

A fines de diciembre pasado, el noreste de Estados Unidos ya sufrió el paso de una extensa tormenta que barrió el país durante tres días dejando una docena de muertos, además de miles de vuelos anulados en plenas fiestas de fin de año.

Antes, a principios de noviembre, la primera tormenta invernal de la temporada, justo después del mortífero paso del huracán Sandy el 29 de octubre, había provocado cortes de electricidad y la anulación de más de 1.500 vuelos en Nueva York, Nueva Jersey, Filadelfia (Pensilvania) y Boston.