•   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Manifestantes se dirigían este viernes hacia la plaza Tahrir de El Cairo para participar en una concentración convocada por la oposición después de que se emitieran dos edictos religiosos (fatua) que pedían la muerte de líderes opositores egipcios.

También están previstas manifestaciones contra el presidente islamista, Mohamed Mursi, ante el palacio presidencial en El Cairo y en varias de las 27 provincias de Egipto.

Treinta y ocho formaciones de la oposición convocaron concentraciones para reclamar un gobierno de unión nacional, enmiendas a la Constitución redactada por una comisión dominada por los islamistas y garantías para preservar la independencia del poder judicial.

Estas manifestaciones, convocadas bajo el lema "Viernes de la dignidad", se producen varios días después de que dos religiosos emitieran fatuas en las que pedían la muerte de líderes opositores, que la presidencia denunció como "terrorismo".

El ministerio del Interior reforzó la seguridad en torno a los domicilios de los dos principales opositores, Mohamed El Baradei y Hamdeen Sabahi, cuyos nombres fueron pronunciados por uno de los religiosos.

El Baradei, de tendencia liberal, y Sabahi, nacionalista de izquierda, son miembros del Frente Nacional de Salud (FSN), principal coalición de oposición laica, contraria a Mursi.

El pasado miércoles, El Baradei protestó contra la lentitud del gobierno en reaccionar a la fatua. "El régimen se queda callado cuando una nueva fatua autoriza a matar a la oposición en nombre del islam. La religión no puede ser utilizada y corrompida una vez más", afirmó.

El jueves, el instituto de investigación islámica Al Azhar, la más alta instancia del islam sunita establecida en El Cairo, previno de que estos edictos podían llevar a "la sedición y al desorden".

Durante los últimos meses, Egipto fue escenario de manifestaciones, a menudo sangrientas, contra Mursi, acusado de traicionar a la revolución que le condujo al poder.