•   Túnez  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Decenas de miles de personas asistieron este viernes al funeral del opositor asesinado Chokri Belaid, convertido en una manifestación contra el poder islamista en la que se produjeron enfrentamientos a pesar del imponente dispositivo policial y militar.

El partido islamista en el poder en Túnez, Ennahda, ha sido acusado de estar detrás de este asesinato, sin precedentes en la historia reciente y en la crisis política que vive el país desde hace meses.

Durante los funerales de este opositor, asesinado de tres balazos delante de su casa el miércoles en Túnez, el país quedó paralizado por una huelga general convocada por partidos políticos y la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT).

Cerca de 4,000 personas asistieron a los funerales, según el ministerio del Interior, que también informó del arresto de 132 personas y de ataques contra los edificios públicos y los locales del partido islamista en provincias.

El cuerpo de Chokri Belaid fue enterrado hacia las 16h00 locales en el sur de Túnez, mientras miles de personas gritaban “Allahu Akbar” (“Dios es grande”) antes de cantar el himno nacional y recitar el primer versículo del Corán.

El entierro estuvo marcado por incidentes provocados por jóvenes de los barrios cercanos al cementerio, que incendiaron coches, agredieron a civiles y lanzaron piedras contra la Policía.

En otro punto de la capital, en la avenida Habib Bourguiba, en pleno centro, la Policía persiguió con porras y gases lacrimógenos a decenas de jóvenes hostiles al poder que gritaban “Lárgate, lárgate”, la divisa de la revolución que en enero de 2011 terminó con el régimen de Zine Al Abidne Ben Alí.

Belaid, de 48 años, era un firme opositor a los islamistas y dirigía el Partido de los Patriotas Demócratas, que se integró en la alianza Frente Popular. Esta coalición agrupa a unos diez grupúsculos de extrema izquierda y nacionalistas árabes. De momento se ignora quién fue el autor de su asesinato.

“El pueblo quiere la caída del régimen”, gritó la muchedumbre a la entrada del cementerio de El Jellaz.