•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Dieciséis personas fallecieron y 22 resultaron heridas al caer en un precipicio –al sur de Chile--, el autobús en el que viajaban hinchas de un equipo de fútbol local, en un accidente que enluta a ese país y vuelve a poner sobre el tapete los problemas de seguridad de esos vehículos.

El número de víctimas mortales fue de 16, entre ellos un menor de dos años y un lactante de seis meses, confirmó el intendente en funciones de la región del Biobío, Luis Santibáñez.

También falleció el conductor del microbús, mientras que el resto de víctimas corresponden en su mayoría a jóvenes entre 14 y 30 años. Los cuerpos fueron llevados al Servicio Médico Legal, y hasta el momento no se ha difundido sus identidades.

Las 22 personas heridas, muchas de ellas de gravedad, han sido trasladadas a cuatro centros hospitalarios de la región.

El accidente se produjo en torno a las 02.00 hora local (05.00 GMT) ayer en las cercanías de la localidad de Tomé, a 470 kilómetros al sur de Santiago, cuando el vehículo se salió de la vía y cayó por una pendiente de unos 150 metros.

En el microbús viajaban unos 40 aficionados del O’Higgins de Rancagua, que la noche del viernes presenciaron en Talcahuano la victoria de su equipo por 0-2 ante Huachipato, en el inicio de la tercera jornada del campeonato de fútbol local.

Carretera era estrecha

El siniestro se registró en una carretera estrecha, con bastante pendiente y con curvas pronunciadas, conocido como Cuesta de Caracoles, en la ruta entre Tomé y Dichato que, según reconocieron ayer las autoridades regionales, es de “bastante complejidad”.

En el lugar está trabajando personal de Carabineros realizando peritajes para determinar las causas del accidente. Según adelantó el fiscal regional en funciones, Pablo Fritz, se espera tener un informe preliminar en 48 horas.

Tras conocer la noticia, a primera hora de ayer un grupo de 60 familiares de las víctimas abordaron un autobús en Rancagua, capital de la región de O’Higgins, para dirigirse hacia el Biobío, a unos 400 kilómetros al sur.

Declaran duelo oficial

En tanto, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, ANFP, declaró duelo oficial en la institución y anunció que se guardará un minuto de silencio en todos los estadios donde ayer y hoy se jugarán partidos de primera y segunda división. Se descarta, por tanto, que se vaya a suspender la jornada de fútbol.

El último accidente grave se produjo en noviembre de 2011, cuando fallecieron 19 personas y veintidós resultaron heridas.