elnuevodiario.com.ni
  •   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

En sus casi ocho años de pontificado, el papa Benedicto XVI viajó 24 veces y a Latinoamérica en dos ocasiones, la primera a Brasil en 2007 y en 2012 a México y Cuba.
       
En la historia de la Iglesia católica, solo dos papas han viajado a Latinoamérica, el primero fue Juan Pablo II que visitó el Nuevo Continente en 18 ocasiones y estuvo en Brasil en 1980; México, 1979, 1990, 1993, 1999 y 2002, y en 1998, Cuba.
       
Benedicto XVI hizo su primer viaje a Latinoamérica en mayo de 2007 cuando fue a Brasil, dos años después de su elección como cabeza de la Iglesia católica.
       
En esa ocasión, visitó las ciudades de Sao Paulo, Aparecida y Guaratingueta y se entrevistó con el entonces presidente del país, Luis Inacio Lula da Silva.
       
También inauguró, en el santuario de Nuestra Señora de Aparecida, centro del catolicismo del país, la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, Celam.
       
Proclamó santo al religioso Frei Galvao, el primer brasileño elevado a la gloria de los altares; celebró un encuentro con los jóvenes de Brasil y acudió al centro de reinserción de drogadictos "Hacienda de la Esperanza".
       
El segundo viaje lo realizó a México y Cuba, los días 23 al 28 de marzo de 2012, y fue la primera vez que el pontífice viajaba a dos países de habla hispana.
       
En México permaneció los días 23 a 26 donde se entrevistó con el presidente Felipe Calderón y minutos antes de oficiar una misa, sobrevoló en helicóptero el santuario de Cristo Rey, en lo alto del Cerro del Cubilete, donde se reunió con los obispos mexicanos.
       
Posteriormente, en la Plaza de la Paz de Guanajuato tuvo un encuentro con niños mexicanos.
       
Del 26 al 28 visitó Cuba, donde se encontró con una Iglesia católica más visible que cuando la visitó Juan Pablo II.
       
En Santiago fue recibido por Raúl Castro y ofició una misa con motivo del 400 aniversario del hallazgo de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de la isla y visitó el santuario.
       
En La Habana se reunió con Fidel Castro y ofició una misa en la Plaza de la Revolución, en el mismo lugar donde en 1998 Juan Pablo II ofició una eucaristía.