elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez, considerado uno de los 'papables' de América Latina, destacó este lunes la "valentía" de Benedicto XVI en la "difícil" decisión de renunciar, y afirmó que, aunque lo tomó por sorpresa, ya lo había visto "cansado".

"No pensaba yo en esto del Papa Benedicto XVI, aunque en realidad la última vez que hablé con él lo vi muy cansado y esto sin duda uno lo comprende", manifestó Rodríguez, de 70 años, en declaraciones a la prensa local.

El máximo jerarca de la Iglesia católica en Honduras destacó del Papa "en primer lugar una gran valentía para afrontar los temas con mucha decisión y al mismo tiempo con mucha veracidad y con mucha santidad".

"Yo siempre he dicho que se requiere más fortaleza, más valentía para renunciar que para aceptar y el Santo Padre, coherentemente con su inteligencia y con su fe, sé que si ha tomado esta decisión es porque en realidad ya no tiene fuerzas para seguir adelante", agregó.

"Deja un magisterio precioso. En estos años nos ha entregado piezas magistrales. No solo en sus encíclicas sino sobre todo en sus homilías, que meditándolas uno se da cuenta de que sin duda tienen la inspiración del Señor", dijo el cardenal, quien señaló que la última vez que recibió comunicación del pontífice fue previo a la fiesta de la Virgen de Suyapa, hace una semana.

En el cónclave que fue elegido como Papa Benedicto XVI, el cardenal hondureño fue uno de los que se mencionaban como candidatos a ocupar la jefatura de la Iglesia Católica.

Al ser consultado por la radioemisora HRN sobre si el pueblo hondureño "sería bendecido" si él fuera considerado para sustituir a Benedicto XVI, Rodríguez comentó que "sería muy bueno sobre todo para que en este país termine" el odio, pero aclaró que "todos los cardenales" figuran como posibles sucesores" y que la designación sólo puede venir "de Dios a través de la voluntad del Señor expresada por el Colegio Cardenalicio".

Rodríguez, considerado uno de los 'papables' de América Latina y elogiado en el pasado por sus condenas de la deuda externa y el narcotráfico, fue criticado por mostrarse favorable al golpe de Estado que derrocó en 2009 a Manuel Zelaya.